Estrenos online: crítica de «Reset, volver a empezar», de Alejandro Hartmann (Cine.ar)

Estrenos online: crítica de «Reset, volver a empezar», de Alejandro Hartmann (Cine.ar)

Este documental centrado en la vida posterior a la carrera como basquetbolista de Fabricio Oberto es un recorrido por las experiencias de varios ex jugadores –colegas suyos de la Generación Dorada– al abandonar el deporte profesional.


Un documental íntimo y personal, RESET, VOLVER A EMPEZAR parece una cosa pero en realidad es otra. O es las dos cosas a la vez. De una forma cercana a la «home movie», la película de Hartmann se presenta como una suerte de autobiografía de Fabricio Oberto, una película sobre la vida de este excelente basquetbolista cordobés que formó parte de la Generación Dorada y también de los San Antonio Spurs, siendo campeón de la NBA junto a Manu Ginóbili en el año 2007. Y eso, en cierto sentido, es lo que es. Pero en realidad lo más interesante de la película pasa por otro lado, por intentar analizar qué es lo que sucede cuando un deportista profesional (en este caso, jugadores de basquet) se retiran y deben «recomenzar» sus vidas.

El caso de Oberto es particular ya que el «reset» que da título a la película es importante por partida doble. El jugador sufre una afección cardíaca que limitó su carrera en los últimos años y que lo obligó a hacerse más de un literal reboot de su corazón. Y ahora, ese recomienzo se ha trasladado a su vida, ya que le está costando bastante alejarse de la adrenalina competitiva del deporte profesional y hace años ocupa su tiempo haciendo deportes de aventuras (escala montañas, va en moto por desiertos y cosas por el estilo) y cantando en una banda de hard rock.

En este documental montado de modo impresionista, que va y viene en tiempos y lugares, no parece haber intención de hacer un recorrido cronológico ni específico de su vida, de sus movimientos y tampoco de su carrera, ya que se la recorre en pedazos por lo general un tanto descontextualizados. RESET captura más que nada la experiencia personal de Oberto con el retiro y lo involucra en un viaje que tiene que ver más con compartir su experiencia con sus colegas y amigos basquetbolistas, muchos de ellos miembros de la Generación Dorada que ganó la medalla de oro en Atenas 2004, entre otros logros.


Es así que Oberto comparte momentos, experiencias y diálogos con Pepe Sánchez, Alejandro Montecchia, Rubén Wolkowyski, Hugo Sconochini, Luis Scola, Carlos Delfino, Andrés Nocioni, entre otros jugadores de su generación (además del técnico Rubén Magnano), dejando para el cierre a Manu Ginóbili, con los que habla más que nada de cómo cada uno de ellos lidia con la vida posterior a la actividad deportiva profesional.

En una serie de conversaciones y momentos compartidos en los que también cuentan anécdotas de sus épocas en común podemos notar que las experiencias de cada uno son muy distintas. Están los que siguen entrenando, los que hacen otros deportes, los que les costó mucho adaptarse y los que no tanto. En esas charlas casuales –el formato casi casero que tiene la película permite esa intimidad– queda claro además no solo la camaradería de los diferentes ex jugadores (Scola sigue jugando, pero es la excepción) sino también los sacrificios físicos, los problemas emocionales y la dificultad de hacer ese «switch» profesional y personal.

Quizás no sea tan interesante seguir los esfuerzos de Oberto como cantante de rock (me quedé con ganas de saber más de sus gustos musicales, en realidad), pero el espacio que la película le dedica a eso, entiendo, tiene que ver más con su necesidad personal y, acaso, con ver de qué manera un ex deportista se pone objetivos a futuro. Es claro que, de todos los colegas con los que habla, a «Fabri» es de los que más le ha costado alejarse de la competencia y de la adrenalina del deporte profesional y esa es una de las muchas maneras en las que su aparente hiperactividad se manifiesta.

RESET, VOLVER A EMPEZAR habla de un tema que es interesantísimo y que se analiza muy poco en el mundo del deporte, ya que es una de las pocas carreras profesionales que se terminan antes de los 40 años y que obligan a sus practicantes a reacomodarse a otras profesiones. Quizás en el caso de Oberto –y de algunos de sus colegas que tuvieron carreras que les permitieron cierta holgura y/o un importante respaldo económico– el asunto pase más por el lado de nuevos objetivos y desafíos personales. En otros pasa por problemas aún más complejos y bastante invisibilizados.


RESET, VOLVER A EMPEZAR podrá verse por la señal CINE.AR TV el jueves 4 a las 20 con una repetición el sábado 6. Además, a partir del viernes 5, la película estará disponible en la plataforma CINE.AR.PLAY, durante siete días, en forma exclusiva y gratuita.