Estrenos online: crítica de «Estación Zombie 2: Península», de Yeon Sang-ho

Estrenos online: crítica de «Estación Zombie 2: Península», de Yeon Sang-ho

por - cine, Críticas, Estrenos, Online, Streaming
25 Ago, 2020 12:12 | comentarios

Esta secuela del exitoso film coreano de 2016 se centra en un grupo de sobrevivientes que debe regresar a una Corea dominada por los zombies para llevarse 20 millones de dólares que quedaron adentro de un camión. Pese a algunas buenas escenas de acción, la película jamás tiene la potencia ni la cohesión dramática de la anterior.

La esperada secuela de TRAIN TO BUSAN poco tiene que ver con la película previa ni con la primera, animada, llamada SEOUL STATION. En realidad, se acerca más a un intento de cruzar FUGA DE NUEVA YORK con MAD MAX con resultados que, lamentablemente, no están a la altura de sus inspiraciones. Es un cambio de registro bastante importante –sigue habiendo zombies, sí, pero los bajaron a la categoría de extras– que le hace perder parte de la efectividad y la (cierta) originalidad que tenía el film anterior. La película –que llevará en la Argentina, cuando pueda estrenarse, el título de ESTACION ZOMBIE 2: PENINSULA en función de la traducción que tiene en Netflix la original, que acá se llamó INVASION ZOMBIE— posee algunos de los ingredientes que hicieron popular al film anterior, pero en muchas ocasiones se pierde en una serie de caricaturizados enfrentamientos y persecuciones que parecen de película de animación.

Los protagonistas no tienen ninguna relación con los de las anteriores películas. PENINSULA arranca con una secuencia en la que un tal Jung-seok (Gang Dong-won) intenta escapar de la infectada Corea junto a su hermana y el hijo y el marido de ésta con destino a Hong Kong, pero en el barco que los lleva hay un «brote zombie» y su hermana y sobrino perecen dramáticamente. Cuatro años después, él y su cuñado viven como maltratados marginales en su nuevo país sin poder volver a Corea, que está abandonada a los zombies. Hasta que aparece una oportunidad no solo digna de un buen thriller sino bastante original.

¿De qué se trata? Un grupo de gangsters tiene la información de que quedó un camión abandonado en Incheon que tiene 20 millones de dólares adentro. Como a los zombies, claramente, el dinero no les interesa para nada, existe una posibilidad real de hacerse con los billetes y regresar a Hong Kong. Y para hacerlo convocan a cuatro «peninsulares» (raramente la película habla de Corea, al menos en la traducción) que ya tienen experiencia en eso de enfrentarse con zombies. Los llevarán en un barco, los dejarán allí con armas e intercomunicadores y los recogerán en 72 horas. ¿Podrán cumplir con su objetivo en tiempo y forma?


La idea suena más que atractiva en términos de trama de acción, pero Yeon parece tener otra cosa en mente. Y es ahí donde muchas veces las decisiones que tienen sentido, si se quiere, de un modo «político/ideológico» se chocan con las que podrían funcionar de manera dramática. PENINSULA está claramente pensada –como TREN A BUSAN— con la idea madre de que el peor enemigo del hombre no son los zombies sino los propios hombres. Y si bien ese punto de partida tiene sentido si se lo piensa en términos políticos (la saga de zombies de George A. Romero se basaba fundamentalmente en esa idea y la realidad de la pandemia hoy parece darle la razón) en lo cinematográfico se vuelve complicada, ya que Yeon tiene que forzar la existencia de un «villano» bastante disparatado. En este caso, un violento grupo de personas que siguen viviendo en Incheon de una manera bastante salvaje. Con este maníaco y un tanto ridículo enemigo enfrente, los zombies en cuestión se vuelven una especie de decorado peligroso en movimiento al que convocar cuando hay que acelerar la acción.

Las cosas, previsiblemente, no salen como están planeadas y Jung-seok acaba siendo rescatado por una familia de sobrevivientes que vive en un bunker (abuelo, madre y dos niñas) y es junto a ellos que, en principio, intentará recuperar ese camión con dinero. Pero las cosas se complicarán más y pronto tendrán a todos (humanos y zombies) en contra, algo que le servirá al realizador para plantear una segunda mitad de película plagada de persecuciones a altísima velocidad (la aceleración de los vehículos está tan forzada que por momentos parece que estamos ante un film de animación o un video-juego) a lo que le sumará un contenido emocional que pretende ser de alto impacto sin nunca lograrlo.

La película no tiene la cohesión ni la potencia de TREN A BUSAN. Si bien muchas de las escenas de acción están resueltas de una manera bastante espectacular hay un desparramo narrativo que atenta contra la lógica interna del film. El disparador de la trama planteaba la posibilidad de continuar con el esquema de la película anterior modificando el tren por el camión con el dinero –y sumando peripecias a partir de ahí–, pero el asunto pierde peso con el correr de los minutos y todo queda reducido a un enfrentamiento contra un enemigo peligroso pero insulso que parece fotocopiado de mil películas de acción previas. Y el drama familiar en el que se mete el protagonista tampoco escapa de esa fórmula, si bien las dos niñas le otorgan cierta gracia y vitalidad a los procedimientos.

El que logre involucrarse en la situación sin pensar en la oportunidad perdida quizás logre entusiasmarse más con la constante serie de persecuciones en la que se transforma PENINSULA. Es que, aunque se notan los efectos especiales de segunda selección, no están técnicamente mal resueltas. Lo que no parece haber ahí es un enemigo interesante –o una identificación fuerte con el confundido protagonista– como para realmente generar algo que sea un poco más interesante que ver autos aplastando zombies de a cientos o de a miles. La lógica del video-juego bélico lo domina todo y cuando Yeon quiere inyectarle algo de emoción ya es demasiado tarde como para ganar la batalla cinematográfica. En el mejor de los casos, es un empate técnico.


PENINSULA no está en servicios de streaming. Su estreno está anunciado en la Argentina pero la fecha, por motivos obvios, todavía no está definida. La primera ESTACION ZOMBIE (o INVASION ZOMBIE o TREN A BUSAN) está disponible en Netflix.