Estrenos online: crítica de «Satori Sur», de Federico Rotstein (Cine.ar)

Estrenos online: crítica de «Satori Sur», de Federico Rotstein (Cine.ar)

Este documental se centra en la vida de Miguel Grinberg, poeta, filósofo, escritor, periodista y figura importante de la contracultura argentina desde los años ’60.

Difícil contar ochenta años de una vida con tantas aristas como la de Miguel Grinberg. Escritor, poeta, letrista, traductor, editor, crítico de cine, periodista, prensero, filósofo, místico, investigador y muchas cosas más, el hombre es todo un personaje de la contracultura porteña (argentina) de los años ’60 en adelante. Grinberg estuvo alrededor de los inicios de la cultura beat y del rock nacional, siendo a la vez un traductor de poetas y escritores norteamericanos a quienes conoció en sus viajes por los Estados Unidos. Y eso es solo el comienzo.

Rotstein no intenta hacer un documental biográfico convencional sino construir el film como una serie de apuntes de la vida de Grinberg. De algún modo, el eje de SATORI SUR está dado por una técnicamente complicada y bastante frustrante conversación entre él y Jonas Mekas (a quién conoció en los años ’60 en Nueva York, junto a tantos otros mitos de la vanguardia), con quien una y otra vez tratan de comunicarse vía Skype teniendo siempre, invariablemente, problemas técnicos. Rotstein vuelve una y otra a mostrar esos fallidos llamados hasta que en un momento Mekas dice que, evidentemente, la tecnología no quiere que ambos se pongan a recordar el pasado para agregar que «la vida es el presente».

Ese comentario en apariencia casual de Mekas sirve para pensar la película ya que la nostalgia suele ser una parte importante de la materia de estos documentales. En ese sentido, Rotstein la piensa en tiempo presente. Sí, hay algunos recuerdos de las «épocas doradas» y anécdotas de los viajes a Nueva York (Grinberg tiene cierta tendencia al «name dropping» de famosos que conoció pero, a sus 80 años y con la cantidad de personalidades que conoció y trató, es bastante entendible) y otras historias de su vida, pero SATORI SUR se construye más a partir de lo que sucede durante el propio tiempo del rodaje.


En ese sentido, la película se aleja muchísimo de los centenares de documentales biográficos tradicionales a lo Netflix que tratan de dar cuenta de una vida a partir de una combinación de testimonios y archivo de grandes éxitos y anécdotas. Grinberg podrá tener dificultades para caminar y no tendrá la energía de sus años más jóvenes, pero sigue siendo un hombre lúcido e inteligente que no solo tiene una historia para contar sino que también sigue siendo parte de ella. Eso queda claro en un recital de glorias del rock nacional que se hace en un teatro de Flores y en el que Miguel es una suerte de mezcla entre figura invitada y homenajeado. O en su programa de radio, al que sigue yendo… en colectivo.

Quizás lo mostrado en SATORI SUR no alcance a pintar al personaje en todas sus dimensiones, universos y hasta contradicciones. Ni tampoco hay lugar en él para la infinidad de historias y anécdotas que Grinberg debe tener. Pero lo que dice el legendario Mekas, de algún modo, no solo excusa a la película de hurgar demasiado en el archivo sino que pone en discusión la propia naturaleza del género documental que se apoya pura y exclusivamente en el pasado. Filmar es registrar el presente y en ese sentido, quizás se lo pueda analizar en relación al budismo que profesa y enseña Grinberg. «No existe el tiempo –decía Buda Gautama–. El tiempo es sólo la conciencia individual de cada persona». Así en la vida como en el cine.


SATORI SUR se estrena el 13 de agosto en la plataforma Cine.ar. Estará disponible durante 8 semanas con un costo de alquiler de $30.