Estrenos online: reseña de «Los hijos de Isadora», de Damien Manivel (Mubi y Puentes de Cine)

Estrenos online: reseña de «Los hijos de Isadora», de Damien Manivel (Mubi y Puentes de Cine)

La nueva película del realizador francés se centra en la relación de varias mujeres (coreógrafas, bailarinas) con la pieza «Madre», de Isadora Duncan, que habla del trauma y el dolor de haber perdido a sus hijos.

Pequeña aún para los estándares de un realizador que acostumbra a hacer películas que pueden considerarse, bueno, pequeñas (LE PARC, TAKARA), este nuevo film del cineasta francés se centra –al menos en principio– en la vida de una coreógrafa y bailarina que quiere poner en escena una coreografía creada por Isadora Duncan, titulada «La madre«, en la que ella ponía en escena el sufrimiento generado por haber perdido a sus dos hijos en un accidente.

Manivel parte de esa excusa temática –y de la investigación de la coreógrafa sobre la vida de Duncan– para luego ir girando hacia otros territorios y personajes, mareando un poco al espectador en ese viaje un tanto caprichoso, que si bien está organizado desde un punto de vista temático se siente demasiado desarmado desde lo narrativo como para generar un compromiso emocional claro en quienes lo ven.

El film se divide, en cierto modo, en tres partes. La primera está relacionada con la coreógrafa en cuestión, la segunda con una bailarina (que conversa con su maestra) y luego el eje se corre hacia los espectadores, especialmente a una de ellos. Es difícil en primera instancia encontrar los hilos conectores dentro de esos giros narrativos. Sin embargo, de a poco van apareciendo ejes temáticos que sostienen la atención pese a esa especie de flotación dramática que tiene la película: la maternidad, el dolor, el cuerpo y sus cambios,


Escenas sueltas y momentos específicos dejan en claro que se trata de un cineasta que sabe acercarse a sus criaturas e iluminar sus enormes conflictos de una manera que parece natural. Manivel viene del mundo de la danza y buena parte de su modo de enfrentarse a los materiales cinematográficos pasan por el uso del cuerpo, del silencio y del movimiento en lugar de la palabra. Y la película encuentra allí su forma y fondo. Más que a través de las palabras, es el cuerpo el que mejor expresa el dolor.


La película está disponible en la plataforma de streaming Puentes de Cine desde el 27 de agosto y en Mubi desde el 2 de septiembre.