Estrenos online: crítica de «Fuga de Pretoria», de Francis Annan (TNT)

Estrenos online: crítica de «Fuga de Pretoria», de Francis Annan (TNT)

Daniel Radcliffe protagoniza esta película de suspenso basada en el caso real de un militante contra el apartheid que, a fines de los años ’70, intentó fugarse de la cárcel en la que estaba preso. Un efectivo y por momentos tenso relato que está más cerca de un thriller de clase B que de un film político.

Es un caso extraño el de FUGA DE PRETORIA. Se trata de un film que, en principio, puede sonar como un thriller político, ligado a la historia de Tim Jenkins, un hombre que a fines de la década del ’70 fue encarcelado por protestar contra el apartheid en Sudáfrica. Pero lo cierto es que, viendo la película del británico Francis Annan protagonizada por Daniel Radcliffe, lo que menos viene a la mente es el tema político. O, dicho de otra manera, lo que peor funciona.

Lo mejor de la película tiene que ver con su mecánica de thriller silencioso centrado en la complicada y larga preparación de Jenkin, su amigo y compañero de militancia Stephen Lee (Daniel Webber) y otros presos para escapar de ese lugar al que ellos dos habían sido condenados por una ridículamente enorme cantidad de años por tirar panfletos en la vía pública. A la manera de FUGA DE ALCATRAZ, EL EJERCITO DE LAS SOMBRAS, UN CONDENADO A MUERTE SE ESCAPA o EL BOQUETE –películas, claramente de una calidad y complejidad muy superior–, lo central del relato pasa por el minuto a minuto, por las largas secuencias sin diálogos en las cuáles los protagonistas van robando materiales, haciendo pruebas e intentando escapar, en este caso, usando falsas llaves hechas por ellos mismos para abrir las incontables puertas del lugar.

En ese sentido, FUGA DE PRETORIA funciona como un relato de clase B que no tiene un gran desarrollo de personajes ya que prefiere poner el acento en la construcción visual del suspenso y la tensión a través del montaje y el sonido. No es un film en el que sorprendan las actuaciones (lo más destacable de Radcliffe es su musculatura y el combo peluca/barba un tanto de cotillón que parecen haberle pegado en la cabeza) y la lectura política es por demás clara y simplista. Más allá de las diferencias que pueda haber entre los distintos presos –entre los que se destaca el veterano compañero de Nelson Mandela, Denis Goldberg, que no está de acuerdo con la fuga–, la película no tiene muchos más grises ni complejidad en ese terreno.


Lo que funciona por lo general bastante bien es el suspenso, puro y duro. FUGA DE PRETORIA es la clásica película donde lo que cuenta es el minuto a minuto y lo principal pasa por saber usar un espejo para evitar ser visto, por la tensión que se genera cuando un guardia revisa una celda y parece que puede encontrar algo o cuando una llave que supuestamente debería funcionar no lo hace en el momento menos indicado. Placeres cinematográficos que no son nuevos ni demasiado originales pero que Annan sabe dosificar muy bien y que Radcliffe transmite con su siempre un tanto nerviosa actitud, como si estuviera tratando de evitar toparse con algún severo profesor en los pasillos de Hogwarts. Acá, sin trucos de magia a mano para resolver los muy realistas problemas que Jenkin tiene en la prisión, no le queda otra que confiar en su inteligencia y en su precisión como improvisado cerrajero.


FUGA DE PRETORIA forma parte del ciclo TNT Original y se estrena el lunes 26 de octubre a las 22 por TNT.