Estrenos online: crítica de «The Quarry», de Scott Teems (Amazon Prime)

Estrenos online: crítica de «The Quarry», de Scott Teems (Amazon Prime)

Este seco policial, de reciente estreno virtual en Estados Unidos, llega via streaming. Protagonizado por Michael Shannon, Shea Whigham y Catalina Sandino Moreno, se centra en un fugitivo que se hace pasar por pastor religioso en un pequeño pueblo de Texas.

Este policial de pueblo chico, que transcurre en el Oeste de Texas cerca de la frontera con México, tiene un aire a novela de Jim Thompson pero, en su ejecución, está más cerca del drama personal que del film noir. Su trama parte de la clásica situación de «persona que se hace pasar por otra». En este caso, un fugitivo (Shea Whigham, de JOKER y la reciente PERRY MASON) es recogido en la ruta por un pastor alcohólico (Bruno Bichir) que va camino a oficiar en la iglesia del pueblo en cuestión, poblado en su mayoría por inmigrantes mexicanos. El tipo mata al reverendo, lo entierra por ahí y, si bien no es ni pastor ni habla castellano, logra hacerse pasar por él.

Pronto empiezan a aparecer dudas (la película evita mostrarnos cómo es que el hombre puede conducir servicios religiosos sin saber siquiera las rutinas de una misa, apoyándose en la incomprensión idiomática entre él y los fieles), en especial de parte del sheriff del pueblo (el gran Michael Shannon, hecho a medida para este tipo de roles). El policía persigue a dos jóvenes hermanos mexicanos que le robaron al protagonista (cuyo nombre real nunca se dice) sus cosas al llegar al pueblo y, al aparecer algunos objetos de ese robo, el tipo empieza a sospechar que el hombre no es quién dice ser.

Al arrancar con una escena violenta, Teems parece prometer un policial duro que nunca llega del todo. La película se va volviendo un drama con toques religiosos sobre el intento de salvación de un pecador, que empieza a notar que sus lecturas religiosas tienen un efecto no solo en la gente sino en él mismo. Y, de hecho, la parte policial del asunto es la que empieza a quedar fuera de lugar, o la que no funciona correctamente, ya que la tensión nunca termina de aparecer o no está bien construida cinematográficamente.


Esa sequedad la vuelve por momentos casi «europea» (hay planos bressonianos aquí y allá) o, al menos, una película más reflexiva y «lenta» que el western moderno a lo NO COUNTRY FOR OLD MEN que parece en un principio. Acaso EL APOSTOL, de Robert Duvall, sea una buena referencia. De hecho, en algunos momentos –por su tempo, sus pocos diálogos y su economía de recursos– me hacía recordar a cierto cine policial argentino que transcurre en pequeños pueblos de provincia, de esas películas que suceden en lugares cuya población total no parece exceder jamás la cantidad de actores (más algún que otro extra) contratados.

THE QUARRY es un drama opaco pero con momentos interesantes sobre este hombre taciturno, un criminal agobiado y en crisis que parece descubrir, acaso demasiado tarde, que «las palabras de Cristo» (al menos las referidas al perdón, la solidaridad o la posibilidad de redención) pueden ayudarlo en su vida. Y una no tan buena sobre un policía tan perezoso como prejuicioso, un traficante latino de poca monta y un tanto inútil, y el sospechoso «curita» que se mete en el medio y lo complica todo.