Estrenos online: crítica de «The Rescue», de  Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin (Disney+)

Estrenos online: crítica de «The Rescue», de Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin (Disney+)

por - cine, Críticas, Estrenos
16 Dic, 2021 10:39 | Sin comentarios

Este documental de los realizadores de «Free Solo» narra la apasionante historia de los intentos por encontrar y rescatar a trece chicos atrapados en una caverna inundada en Tailandia. Estrena Disney+ el 31 de diciembre.


Muchos seguramente recuerden la angustiante búsqueda y esfuerzos para encontrar y luego tratar de rescatar a trece chicos que quedaron atrapados en una caverna inundada en Tailandia en 2018 y muchos otros quizás no sepan la historia, así que mantendré acá el suspenso –si quieren llamarlo así– sin spoilear la resolución de los hechos. Lo cierto es que THE RESCUE, el documental para National Geographic de los directores de FREE SOLO que estrenará Disney+ el 31 de diciembre, recupera esa historia con todos sus detalles. O, al menos, los ligados al equipo de personas que arriesgó su vida en el intento de rescatar al grupo de chicos en condiciones de extrema dificultad.

En junio de 2018, un grupo de doce niños que integraban un equipo de fútbol amateur de Tailandia y su entrenador de 25 años se metieron en una de las cavernas más largas de Tailandia (llamada Tham Luang Nang Non) a modo de paseo. Inesperadamente –ya que no era todavía la época de lluvias– en medio de una excursión comenzó una violenta tormenta de días que los dejó atrapados allí adentro movilizando a los locales, la prensa, las autoridades nacionales y, poco después, al mundo entero ya que estas historias suelen ser muy «atractivas» para los canales de noticias.

Lo que THE RESCUE hace es seguir, paso a paso, los esfuerzos para encontrarlos y rescatarlos. Y el centro del relato son, fundamentalmente, dos expertos en buceo británicos –Rick Stanton y John Volanthen– que son llamados para colaborar en la tarea y los que organizan, junto a las autoridades tailandesas, una serie de operativos cada vez más complejos para encontrarle la solución a una serie de problemas inéditos y, en apariencia, irresolubles. Si a esto se le suma la amenaza permanente del regreso de las tormentas más violentas, muchísimas dificultades prácticas y de preparación, además de los conflictos y diferentes miradas sobre qué hacer y cómo entre ellos y algunas autoridades locales, la tarea era poco menos que imposible.


La primera parte de la película estará dedicada a saber un poco más de Stanton y Volanthen, dos cincuentones que no tienen aspecto de especialistas en deportes extremos, de cómo se dedicaron a este tipo de buceo y su enrarecida llegada a un país conmocionado por la historia. Pronto entrarán en acción y empezarán a conocer y a investigar desde adentro la compleja caverna submarina en la que los niños se metieron. (DE ACA EN MAS HAY ALGUNOS SPOILERS DE PARTE DE LA HISTORIA). Y luego de unos días de ir adentrándose en ese larguísimo y casi impenetrable túnel submarino de diez kilómetros de extensión encontrarán a los chicos en cuestión, relativamente sanos y enteros tras diez días sin comida y con poco oxígeno. La alegría es generalizada pero el problema ahí recién empieza: ¿cómo harán para sacarlos?

Un casual pero complicado rescate previo de unos adultos locales que se habían estancado mucho más cerca de la salida de donde luego encontraron a los niños (solo tenían que nadar cuatro minutos bajo el agua con un respirador y casi no pudieron soportarlo) les dejó en claro a Rick y a Jason que no había manera de sacarlos de forma convencional ya que para eso debían nadar más de dos horas en esas mismas condiciones. ¿Cómo hacerlo? Había varias opciones, pero una más complicada que la otra. Y la que eligieron, completamente inédita y calificada por algunos de los involucrados como casi ridícula, es la que narrará el resto de este documental cuya historia es fascinante.

THE RESCUE, que corre con amplias chances de estar nominado y quizás ganar el premio a mejor documental en los Oscar, utiliza registros de la época, varias reconstrucciones, materiales de los medios y entrevistas actuales a muchos de los protagonistas para contar su historia. De a poco el lugar se vuelve un circo mediático. Convocados por Rick y Jason, se suman al operativo más y más especialistas en buceo, además de fuerzas especiales del ejército estadounidense y los «Navy SEALS» tailandeses hasta conformar un grupo de centenares de personas dispuestas a colaborar en el esfuerzo de sacar con vida a los chicos de allí.

Lo que parece un documental relativamente convencional hasta que se encuentra a los niños se vuelve apasionante a partir de la problemática operación de rescate y sus detalles específicos. Para no spoilear diremos que el operativo no es apto para claustrofóbicos, personas con miedo a estar abajo del agua largo tiempo o, bueno, ya verán qué otros miedos la historia puede hacer disparar. Lo cierto es que se trata de una aventura apasionante, angustiante y, al conocer cada vez más de las vidas de los distintos rescatistas y sus historias personales, muy emotiva.

Las recreaciones hechas por los propios protagonistas (que solo se aclaran al final) generan una rara sensación mientras se ve el film, ya que la movilidad de la cámara y la claridad de las imágenes van muchas veces en contra del supuesto encierro, incomodidad y negrura de los lugares recorridos por los buzos. Y esa «reconstrucción» atenta un poco contra la credibilidad de la historia. Pero tomando en cuenta la cantidad de imágenes documentales de primera mano que existen aún en esos escenarios, uno lo toma como «licencias» narrativas que sirven para visualizar mejor algunos detalles específicos de la «misión imposible» encarada por este heterogéneo grupo humano.

Quizás no sea un gran documental en un sentido formal –nada de lo grabado originalmente fue filmado por los directores, tiene más un carácter de registro–, pero THE RESCUE construye con ese y otros materiales agregados una historia tensa y apasionante, mucho más que la gran mayoría de los relatos de aventuras y hasta de «cine catástrofe» que se producen desde la ficción. Un detalle curioso que seguramente sorprenderá a los espectadores: si les parece raro que la película prácticamente no ofrezca muchos detalles de las vidas de los niños allí atrapados es porque los derechos de sus historias los tiene Netflix, quién está haciendo su versión de la aventura. Además, Ron Howard estrenará el año que viene una versión protagonizada por Viggo Mortensen, Colin Farrell y Joel Edgerton de la misma historia titulada THIRTEEN LIVES.

Más que cualquier otra cosa, la película apuesta a transmitir no solo la idea del esfuerzo y el sacrificio personal para resolver problemas sino la importancia del trabajo en equipo, la solidaridad y la generosidad que es necesaria para hacer tareas con este altísimo nivel de riesgo, una combinación que cada vez parece más difícil de lograr en grupos grandes de personas y más de diferentes culturas. Rick y Jason, como los otros buzos que participaron de la misión, cuentan que se dedicaron a este tipo de deporte como una suerte de escape de un mundo en el que no se sentían cómodos, tipos solitarios que encontraron su lugar en las profundidades acuáticas. Y lo que logran aquí es conectar con otras personas como ellos y unirse para trabajar en equipo. Es una hazaña casi tan complicada como la del rescate en sí.