Series: crítica de «Renaciendo de las cenizas», de Amy Berg (HBO Max)

Series: crítica de «Renaciendo de las cenizas», de Amy Berg (HBO Max)

Esta miniserie documental se centra en las denuncias por las experiencias de abuso sexual que sufrió la actriz Evan Rachel Wood de parte del músico conocido como Marilyn Manson. En HBO Max.


Estrenada en el Festival de Sundance y emitida por HBO el 15 y el 16 de marzo –ya está disponible en HBO Max–, PHOENIX RISING (RENACIENDO DE LAS CENIZAS) se centra en las denuncias por abuso sexual de la actriz Evan Rachel Wood al músico Brian Warner, más conocido como Marilyn Manson. Las denuncias, que ya se habían hecho públicas hace más de un año, son apenas una parte del relato y del combo de situaciones vividas por la actriz durante su relación con el cantante y posteriormente también.

Como todo documental que narra experiencias en primera persona, corresponde decir que la miniserie (de dos episodios de poco más de una hora cada uno) toma el punto de vista de la actriz acerca de los abusos cometidos por el músico, que los ha negado varias veces. De todos modos, el caso no solo es bastante persuasivo y convincente, sino que en el propio film se conocen las historias de varias mujeres que atravesaron similares vivencias y situaciones durante sus respectivas relaciones con el músico.

PHOENIX RISING empieza por el principio, contando la historia familiar de Evan, su complicada relación con su padre (a quien dejó de ver después que se divorciara de su madre cuando ella era muy pequeña), su mudanza a Los Angeles con su madre y sus primeros pasos como actriz hasta llegar a la consagración en THIRTEEN, de 2003. Considerada la «chica nueva» de Hollywood, años después conoció a Manson en una fiesta y pronto se convirtieron en pareja.


Aquella situación –que fue en su momento considerada un escándalo mediático, ya que Manson estaba casado y a Evan se la trató de «rompehogares» aunque ella dice que fue él quien la buscó– comenzó como una historia de amor un tanto rara y pronto se convirtió en algo más pesado, violento, abusivo y agresivo. Y a lo largo del film la actriz contará en detalle muchos de esos desagradables abusos y su imposibilidad de escapar de una situación en la que se sentía mentalmente controlada y manipulada por el músico.

El resto de la serie mostrará los intentos de Wood por cambiar las leyes de California respecto a la prescripción de este tipo de casos (que era solo de tres años) y sus problemas personales y familiares para retomar su vida después de esa serie de inenarrables experiencias que se extendieron varios años. A la vez que la investigación y las denuncias avanzan, Berg va entrevistando a la actriz, quien va agregando más y más perturbadores detalles de sus desagradables experiencias, a lo que le suma su temor al hacer las denuncias, tanto en lo que respecta a Manson en sí como a sus fans que la amenazan online.

Este personal documental sirve también para mostrar cómo la industria del entretenimiento durante muchas décadas se burlaba, pasaba por alto o hasta consideraba lo que pasaba como «chismes de Hollywood». Claro está que aquí falta la versión de Manson, pero cuando Wood empieza a sumar más y más testimonios de otras mujeres que relatan similares experiencias (y hasta de músicos y asistentes del cantante) se vuelve muy difícil poner en duda sus palabras.

No es un tipo de documental que se pueda analizar cinematográficamente y tampoco tiene mucho sentido hacerlo. Berg sigue a Wood en todo momento y su lente funciona como el lugar/espacio en el que ella cuenta su historia y narra su presente, algo que ella hace con la seguridad ante la cámara que le dan sus años como actriz en películas como EL LUCHADOR o series como WESTWORLD.

Hay algunos materiales de archivos y testimonios de familiares y las ya citadas otras víctimas, además de algunas secuencias animadas, pero no más que eso. La película es todo Evan Rachel Wood. Y el suyo es un testimonio fuerte y claro, el de una mujer que atravesó una serie de abusos y experiencias horrorosas y que –imposibilitada de llevarlo a juicio por la citada prescripción– está tratando que quien las cometió no pueda seguir victimizando a otras.