Series: crítica de «The Offer», de Michael Tolkin (Paramount+)

Series: crítica de «The Offer», de Michael Tolkin (Paramount+)

Esta serie narra el detrás de escena de la complicada producción de «El Padrino» según la versión de su productor Albert S. Ruddy. Con Miles Teller, Giovanni Ribisi y Juno Temple. Por Paramount+ a partir del 28 de abril.


Las historias por detrás de la producción de EL PADRINO, película que cumple su 50 aniversario en 2022, son millones, casi tan ricas como las que se narran en la ficción centrada en la familia Corleone. A lo largo de las décadas que pasaron desde su exitoso estreno se han escrito libros, se han hecho documentales, especiales para TV, extras de DVD, cuantiosas notas periodísticas y todos los involucrados han dicho su parte, han contado su historia. Como sucede con casi todos los eventos importantes, no todos los participantes recuerdan lo mismo. Y la que presenta THE OFFER es una versión de la historia.

Basada «en las experiencias de Albert S. Ruddy en la producción de EL PADRINO» (así se lee en los créditos de esta serie de diez episodios), THE OFFER tiene como protagonista al propio Ruddy, quien fuera el productor de la película, interpretado por Miles Teller, el actor de WHIPLASH. Su versión no es la más «canónica» y son varios los participantes de la mítica producción que han puesto en duda muchas de las cosas que se muestran aquí, pero tomando en cuenta que se trata de un entretenimiento ficcionalizado ese no sería necesariamente un problema si la serie fuese buena o entretenida.

Digámoslo así: entretenida es. Buena, ya es otra discusión. Se trata de una historia contada desde la perspectiva de Ruddy en la que el principal gestor de la producción fue él mismo y en la que, parece, tanto Francis Ford Coppola como el escritor Mario Puzo, así como los jefes de Paramount (Robert Evans y su vice, Peter Bart) fueron personajes un tanto secundarios. Y al basarse en esas experiencias, si bien el eje pasa por la creación de la película en sí, un peso muy importante de la trama está puesto en los conflictos que la producción tuvo con la colectividad italiana de los Estados Unidos, que se oponía a la película por la mala imagen que daría de ellos.


THE OFFER servirá a los que conocen poco de la historia para «aclimatarse» con algunos de sus hitos más conocidos. La crisis económica de Paramount Pictures (que, no casualmente, produce la serie y la estrena en su canal), las peculiaridades de su presidente, el austríaco Charles Bludhorn (Burn Gorman); las presiones para no hacer la película de su vice Barry Lapidus (Colin Hanks); los vaivenes, idas y vueltas con el proyecto del jefe del estudio Robert Evans (Matthew Goode) y la relación entre Coppola (Dan Fogler) y Puzo (Patrick Gallo) durante la escritura del guión.

La serie se ocupa más que nada de los planes y de la preproducción de EL PADRINO. Y cuando el rodaje –plagado de problemas también– arranca, promediando el quinto episodio, el centro seguirá estando en el otro lado de la cámara, en los enredos entre el estudio, la producción y Coppola. Claro que otro elemento importante de la historia es el casting, que no fue nada fácil de armar: el estudio no quería a Brando (por su fama de tipo difícil) ni a Pacino (por ser entonces un desconocido) y Coppola tuvo que pelear mucho por conseguirlos, aunque aquí el que parece llevarse los laureles por haberlos conseguido es el propio Ruddy.

Un personaje real cuyo rol, aparentemente, ha crecido mucho en la ficción en relación a su peso en la producción, es el de Bettye McCartt (Juno Temple, la actriz de TED LASSO), la secretaria de Ruddy, capaz de resolver los más complicados problemas de la producción con inteligencia, talento y poder de seducción. Y si bien mucho de lo que le adjudica el guión de Tolkin (que fue escritor de la novela original y guionista del clásico THE PLAYER, crítico film sobre Hollywood que dirigió Robert Altman) puede no ser real, Temple es una actriz tan carismática que termina siendo de lo mejor de la serie.

El problema más serio de THE OFFER es que el otro eje al que el guión le pone mucho peso es el de los conflictos entre la producción y la mafia, representada aquí por Joe Colombo (Giovanni Ribisi, muy caracterizado), uno de los jefes de las cinco familias neoyorquinas que a la vez estaba, al menos al principio, muy en contra de que se hiciera la película. Peor aún, la serie le da un excesivo espacio a guerras entre bandas mafiosas que, ciertas o no, tienen poquísima relación con la historia real y aparecen solo para darle un clima de «película de gangsters» a la propia serie, clima que no necesita.

Los cinéfilos disfrutarán y debatirán muchas de las cosas que se muestran aquí, desde los actores elegidos para hacer de Brando (Justin Chambers, de GREY’S ANATOMY) o Pacino (Anthony Ippolito) hasta las diferencias entre las distintas versiones de la producción. Los que desconocen los detalles de la historia la verán como una colorida transposición de algunas de esas notas periodísticas, como una larga página de Wikipedia filmada, reconstruida, reimaginada.

Más allá de las disputas internas sobre qué pasó y qué no en la realidad, qué sobra y qué falta (no se menciona, por ejemplo, que Coppola no fue el primero en ser convocado a dirigir la película y que al principio tampoco él quería hacerla), THE OFFER prueba ser a la vez entretenida y básica, una suerte de «grandes éxitos» de la creación de un clásico de cine –sí, se mencionan todas las frases famosas de la película– que merecía un producto un poco más a la altura del film que homenajea. Como comentaba alguien por ahí, todo esto bien podría haber sido un podcast.

En poco tiempo llegará también FRANCIS AND THE GODFATHER, una película de Barry Levinson con Oscar Isaac como Coppola y Jake Gyllenhaal como Evans, que seguramente contará una versión de la historia con algunas diferencias con esta, que claramente representa la experiencia y la mirada de Ruddy respecto a lo que sucedió. Difícil saber si será mejor o no que THE OFFER. Lo que se sigue manteniendo inalterable es la calidad de EL PADRINO, una obra maestra que se ha sostenido durante 50 años y lo seguirá haciendo por muchos más. Y ningún «detrás de escena» cambiará eso.