Estrenos: crítica de «Bahía Blanca», de Rodrigo Caprotti (Gaumont)

Estrenos: crítica de «Bahía Blanca», de Rodrigo Caprotti (Gaumont)

por - cine, Críticas, Estrenos
04 Jul, 2022 02:05 | Sin comentarios

Esta adaptación de la novela homónima de Martín Kohan se centra en un hombre que viaja a la ciudad bonaerense con objetivos ocultos. Con Guillermo Pfenning, Javier Drolas, Ailín Salas y Elisa Carricajo. En el Gaumont.

Guillermo Pfening protagoniza este bifurcado y curioso drama basado en la novela homónima de Martín Kohan y centrado, en principio, en el viaje que hace un docente universitario a Bahía Blanca para investigar sobre la vida y obra del escritor Ezequiel Martínez Estrada. Una vez allá y mientras recorre la ciudad y recopila materiales para su trabajo, el hombre se topa con una serie de personajes y situaciones extrañas que lo van confundiendo cada vez más, aunque el tipo parezca absorto en sus propios pensamientos y obsesiones.

A lo largo de una serie de jornadas se cruza con unos adolescentes religiosos que se presentan todos los días en la puerta de su casa, un vecino supersticioso (Marcelo Subiotto), una chica que le gusta y que trabaja en un locutorio (Ailín Salas), una becaria de la Universidad de Córdoba (Julia Martínez Rubio) y así. Cuando todo parece ir hacia develar algún misterio ligado a esos encuentros, BAHIA BLANCA hace un giro virulento para revelar historias y personajes (ahí aparecen Javier Drolas y Elisa Carricajo) del pasado de Martín que resignifican todo lo que hemos visto hasta el momento, además de modificar el tono y hasta los tiempos de la narración.

Esta opera prima de ficción tiene una propuesta original aunque un tanto enredada que se sostiene gracias a su aura de misterio, a algunos diálogos entre estilizados y herméticos (el protagonista tiene una lógica peculiar y casi sociopática) y por la permanente sensación de no saber bien qué es lo que sucederá después. Los constantes desvíos narrativos sirven para ir armando casi una cartografía del lugar (la historia y la arquitectura de Bahía Blanca juegan un rol en apariencia importante) y manteniendo la tensión por alguna sorpresa posible. Esa llegará y quedará en cada espectador en ver si logra o no conectarla bien con lo que parecía ser el tronco de la trama.


Pese a algunos problemas de tono y de construcción narrativa, BAHIA BLANCA es una propuesta bastante convincente del más reciente cine argentino. Su muy buen elenco permite que sus diálogos un tanto literarios y mecánicos (a lo Camus o, bueno, a lo Kohan) no suenen del todo implausibles ni forzados, y su trama caprichosa se acomodará bastante bien dentro de ese realismo desfasado. Y es así como de a poco la película logra ir construyendo su propio idioma, uno que bebe tanto del policial como de la extrañeza misma de la enigmática ciudad en la que transcurre.


En el Espacio INCAA Gaumont (Rivadavia 1635), a las 17 y 22 (del 7 al 13 de julio)