Series: reseña de «Bad Sisters – Episodios 1/5», de Sharon Horgan (Apple TV+)

Series: reseña de «Bad Sisters – Episodios 1/5», de Sharon Horgan (Apple TV+)

Esta serie irlandesa creada y protagonizada por Sharon Horgan es una remake de una serie belga centrada en cinco hermanas que son sospechosas de haber asesinado al marido de una de ellas. Con Eve Hewson, Claes Bang y Sarah Greene. Todos los viernes episodios nuevos por Apple TV+.

Sharon Horgan, la creadora de CATASTROPHE, entre otras series, pertenece a la mejor tradición inglesa que, en cierto sentido, también integra Phoebe Waller-Bridge. Me refiero a actrices-guionistas, creadoras todoterreno, que se manejan con mucho conocimiento de causa en el complicado terreno de la comedia dramática británica o, en este caso, irlandesa. Digo «complicado» porque, a diferencia de su versión estadounidense, este subgénero tiende allí a una amplitud tonal más grande, capaz de pasar de momentos hilarantes a otros dolorosos de un momento a otro. Y tiene, además, un grado de oscuridad que sus pares de este lado del océano no se atreven a tocar.

Un crítico dijo, con inteligencia, que en otras manos esta misma trama podría ser BIG LITTLE LIES en Irlanda. De hecho, la historia tiene muchos puntos en común. Pero Horgan, adaptando la serie belga de 2012 EL CLAN, la trabaja de otra manera, apostando al humor negro, al policial de baja densidad y dejando el drama un poco de costado. Las situaciones y personajes que se presentan aquí darían para una tragedia, pero BAD SISTERS (o MALAS HERMANAS, como se la llama en América Latina) opta por un estilo que los cinéfilos reconocemos como heredero de las comedias del estudio Ealing: situaciones oscuras y violentas pero contadas con un humor bastante perverso.

El problema de BAD SISTERS no tiene que ver con el tono ni con los personajes sino con las convenciones de las series. Es una intriga simpática y entretenida que bien podría resolverse en una película o, llegado el caso, en una serie breve y compacta. Pero Horgan y su equipo –acaso por la fidelidad a la extensión de la original– la extienden a diez episodios. Y es difícil sostener el interés. No por los personajes (que bien merecen una serie) sino por el juego policial un tanto tedioso en el que están metidos.


MALAS HERMANAS se centra en la familia Garvey, compuesta por cinco hermanas que son muy unidas desde que sus padres fallecieron tiempo atrás. Eva (la propia Horgan) es una mujer soltera sin hijos que ronda los 50 y trabaja en una empresa. Es, de algún modo, la líder del «clan» en cuestión. Grace (Anne-Marie Duff) está casada con John Paul (Claes Bang, el actor danés de THE SQUARE y la serie DRACULA), un sujeto repulsivo que la domina, controla y que intimida (más bien aterroriza) al resto de las hermanas. Luego está Ursula (Eva Birthistle), casada, con dos hijos y un affaire amoroso con un colega. Bibi (Sarah Greene, de PENNY DREADFUL), la más intensa y combativa del grupo, está en pareja con otra mujer y le falta un ojo. Becka (Eve Hewson, de THE KNICK) es la más joven, una masajista soltera y la más relajada del quinteto.

Cuando comienza la serie John Paul ha muerto en un accidente, pero todo hace suponer que las hermanas Garvey han tenido que ver con su fallecimiento. El motivo más aparente está ligado al maltrato del hombre para con Grace que angustia a sus hermanas, pero de a poco se verá que cada una tenía otras cuestiones pendientes con el tipo. ¿Se trató de una de ellas, de todas, de un plan armado con precisión o murió en realidad por otras cuestiones o a manos de otras personas? Ese será el misterio a resolver a lo largo de la temporada.

Pero aquí no son policías los que sospechan sino que los «investigadores» son los dos hermanos Claffin, que manejan una aseguradora en la que el fallecido tenía un seguro de vida. Interpretados por Brian Gleeson (el hijo de Brendan y hermano de Domhnall Gleeson) y Daryl McCormack (revelación de la reciente BUENA SUERTE, LEO GRANDE), estos en apariencia un tanto desubicados y confundidos hermanos tienen sus problemas también (no tan distintos a los de las Garvey) y hacen su trabajo detectivesco de una manera en principio bastante torpe, ya verán porqué…

LOS PARRAFOS SIGUIENTES TIENEN SPOILERS DEL PRIMER EPISODIO. La serie se cuenta en dos tiempos. Por un lado, desde la investigación en sí, iniciada tras la muerte de John Paul. Y, por otro, seis meses antes, cuando las circunstancias van llevando a que dos de las hermanas empiecen a planear sacarse de encima al hombre. Lo cierto es que sus intentos de matarlo no salen bien y gran parte de la trama pasará por esos ensayos y errores, mientras el resto de las hermanas se van sumando al plan ya que, vamos viendo, cada una atraviesa situaciones desagradables con John Paul.

El inconveniente de la serie es que uno sabe de entrada que el sistema será más o menos reiterativo hasta el final (o cerca del final): un juego de ensayos y errores graciosos o patéticos para intentar matar a un tipo que, escena tras escena, prueba ser tan repugnante que hasta el espectador tendrá ganas de meterse en la ficción y sumarse al grupo de sospechosos. Y al fin y al cabo quién o porqué lo mata no tendrá mayor importancia, lo cual lleva a que gran parte del tiempo de la serie se vaya en una liviana serie de errores de un grupo de improvisadas criminales.

El segundo problema de ese objetivo es que, en realidad, es mucho más interesante la vida de las hermanas por fuera de lo que haga o deje de hacer John Paul. Y si bien la serie logra desarrollar esa relación –y las actrices tienen una química notable–, uno quisiera que el asunto criminal se olvidara por completo para centrarse en conocer a los personajes en profundidad. Eso está en BAD SISTERS (son casi diez horas de serie, después de todo), pero el asunto policial termina distrayendo demasiado. Con John Paul fuera de la vida de las Garvey, quizás se pueda hacer una mejor segunda temporada en la que no necesitemos la «zanahoria» del crimen para interesarnos en nuestras protagonistas. Ellas valen por lo que son y no solamente por lo que el tipo ha hecho o dejado de hacer con ellas.


Nota: el cover de PJ Harvey del clásico de Leonard Cohen, «Who By Fire«, que va en los créditos de la serie, es extraordinario. Acá está junto a una playlist de los temas de los dos primeros episodios que ya están disponibles en la plataforma.