Festival de San Sebastián 2022: crítica de «Il Boemo», de Petr Václav (Competencia)

Festival de San Sebastián 2022: crítica de «Il Boemo», de Petr Václav (Competencia)

por - cine, Críticas, Festivales
19 Sep, 2022 08:47 | Sin comentarios

La película checa, que representará a ese país en los premios Oscar, cuenta la vida de Josef Mysliveček, un compositor que tuvo una breve carrera exitosa en la Italia de fines del siglo XVIII.


Los logros, fracasos, amoríos y final trágico del compositor checo Josef Mysliveček, que desarrolló su carrera en la segunda mitad del siglo XVIII en Italia, son el centro de IL BOEMO, una película biográfica que recupera la figura de este un tanto olvidado talento musical quien desarrolló su carrera un poco antes de la aparición de un tal Wolfgang Amadeus Mozart, personaje que hace un peculiar cameo en este film de Petr Václav que representará a la República Checa en los premios Oscar.

Se trata de una biografía clásica, tradicional si se quiere, lujosa en escenarios, arte y vestuarios como dictan las reglas del subgénero cuyo máximo referente es AMADEUS, del también checo Milos Forman. Pero Václav logra ir más allá de la elegante presentación formal para investigar algo acerca de la complicada vida personal del compositor pero, especialmente, para meterse en el mundo de favores y manejos políticos y económicos que se movían por detrás de la escena musical de la época.

La historia arranca sobre el final, con la muerte del compositor con el rostro desfigurado por una enfermedad y en la ruina económica absoluta. De allí la película volverá tres décadas al pasado para contar el ascenso previo a la caída y cómo el joven «de apellido impronunciable» pasó de ser un desconocido a uno de los famosos compositores de la época para volver a caer en desgracia a partir de problemas personales pero también en función de los cambios generacionales, entre los que se cuentan la aparición del tal Mozart.


Mysliveček, radicado en Italia, va tratando de avanzar en el mundo de la ópera mediante contactos, muchas veces obtenidos a partir de amoríos y romances con damas de la sociedad veneciana. A lo largo de los años las mujeres de Josef serán muchas y junto a ellas se irá encaminando o metiendo en problemas. Primero estará la que le consigue gracias a sus conexiones componer una pieza para un famoso teatro napolitano –lo que le da su primer contacto con el éxito– y la que se enamora de él pero se ve engañada cuando el hombre la deje por la otra, más «conveniente» a sus planes. Luego se relacionará con una famosa cantante lírica y vivirá un romance difícil con una mujer casada y con un marido muy celoso.

Pero ese no será el único eje dramático del film. A partir de esos romances y contactos, Mysliveček se irá metiendo en las luchas por el favor de reyes y aristócratas, lidiando con presiones y abusos de todo tipo, inclusive sobre el escenario. Y la película también dedicará buena parte de sus 140 minutos a la música en sí, desde las performances escénicas de sus operas a los ensayos y a debates sobre los cambiantes estilos del género.

IL BOEMO es un drama trágico en el que Mysliveček se muestra como un personaje ambiguo, al que parece no quedarle otra opción que cometer todo tipo de «traiciones» para llegar a lo alto en su mundillo artístico. Se trata de un hombre amable e inteligente que, en cierto momento, se da cuenta que si quiere triunfar tiene que tomar algunas decisiones que no serán justas con algunas personas y que él mismo terminará pagando muy caro. Y que, aún cuando quiera modificar en cierto momento su recorrido trágico, se dará cuenta que es imposible hacerlo.

Más allá de su «vestimenta» de película de qualité a la vieja usanza, IL BOEMO sabe colar ideas complejas sobre la relación entre el arte y el dinero que se pueden extrapolar a otras artes más contemporáneas como es el caso del cine. En algún sentido, Mysliveček podría ser un cineasta actual que lidia con los compromisos ligados a buscar la fama o el éxito. La suya es la clásica historia de un artista que, con el objetivo de triunfar, jugó un juego muy peligroso y terminó pagando las consecuencias.