Estrenos online: crítica de «Le pupille», de Alice Rohrwacher (Disney+)

Estrenos online: crítica de «Le pupille», de Alice Rohrwacher (Disney+)

Este mediometraje de la directora de «Lazzaro felice» es un amable y bello cuento navideño que transcurre en una escuela italiana durante la Segunda Guerra. Disponible en Disney+.

Este pequeño, muy simpático y peculiar cuento navideño puede sonar como una extraña curiosidad, casi una excentricidad, dentro de la plataforma de Disney, pero en un otro sentido representa una mirada clásica, tradicional, la de los cuentos infantiles que solían surgir de ese estudio antes que se transformara en una mega-corporación que produce los tanques de taquilla que triunfan cada año. Es que hasta su enorme crecimiento –que comenzó en los años ’90–, la compañía solía brindar pequeños y encantadores relatos, animados o no, a los que esta maravilla de Alice Rohrwacher puede hacer acordar.

Estamos ante una fábula con momentos musicales, amena, agradable y sensible, que transcurre en Italia, más precisamente en un internado para niñas durante la Segunda Guerra Mundial, cuyos eventos llegan a través de la radio. Allí, una de las pequeñas alumnas, casual y curiosamente rebelde, se termina enfrentando a la estricta Madre Superiora (Alba Rohrwacher, hermana de la directora), que no quiere ningún tipo de disrupción en su manera de hacer las cosas y de regentear con mano dura el establecimiento.

En un tono que está a mitad de camino entre los cuentos morales de inspiración neorrealista (su LAZZARO FELICE no está muy lejos en cuanto al estilo que maneja) y ciertos relatos clásicos de espíritu dickensiano, LE PUPILLE puede ser también vista como una recreación de esas películas infantiles hollywoodenses de los años ’60 pasadas por un filtro nostálgico y lúdico. El eje de mayor tensión en este relato de 37 minutos pasa por una torta (un pastel) que llega al colegio de manos de una excéntrica aristócrata (Valeria Bruni-Tedeschi) y las decisiones que se toman respecto a ella, que ponen en conflicto a la niña protagonista con la Madre Superiora.


Producido por Alfonso Cuarón, este corto navideño incorpora canciones, un amable tono burlón contra las jerarquías religiosas y una comprensión de que el «espíritu de las fiestas» está más ligado a la solidaridad con los otros y al humanismo que a conceptos más inocuos como la «amabilidad». Sí, LE PUPILLE trata sobre esos temas –amabilidad, respeto, comprensión– pero desde un punto de vista y una mirada que no se desentiende del contexto social. La sensibilidad humanista y humorística que maneja la directora italiana trasciende e ilumina la pantalla al igual que lo hace en sus películas más «grandes».