Estrenos online: crítica de «Si estas paredes cantaran», de Mary McCartney (Disney+)

Estrenos online: crítica de «Si estas paredes cantaran», de Mary McCartney (Disney+)

por - cine, Críticas, Estrenos, Online, Streaming
28 Dic, 2022 08:24 | comentarios

Este documental dirigido por la hija de Paul McCartney cuenta la historia de los estudios Abbey Road a partir de algunos de los grandes álbumes que se grabaron allí. Estreno: 6 de enero en Disney+.

Dirigido por Mary McCartney, nada menos que una de las hijas de un tal Paul, SI ESTAS PAREDES CANTARAN es un documental que cuenta con un aporte inestimable al que podríamos llamar «una buena agenda de contactos». Es claro que con solo levantar el teléfono, Mary conseguirá que todos los nombres importantes de la historia del rock accedan a participar en una película que, además, los involucra personalmente, ya que cuenta la historia de los estudios Abbey Road. Dudo que el 90 por ciento de los cineastas puedan contar con «papá Paul» tocando «Lady Madonna» en el mismo piano y en el mismo estudio en el que la tocó originalmente para los Beatles y esa es solo una de las perlitas que tiene este film en el que participan también Ringo Starr, Jimmy Page, Roger Waters, David Gilmour (por separado, pero no es poco), Noel y Liam Gallagher (también separados, obviamente), Elton John, el hijo de George Martin, el compositor John Williams y cualquier otro que ella hubiera deseado llamar.

Las anécdotas contadas por ellos para desandar la historia del estudio perteneciente a EMI Records pero unido inexorablemente a los Beatles le dan vida, gracia y buena música a este film que intenta ser ecuánime y contar varios capítulos en la historia del estudio y no solo los ligados a los Cuatro de Liverpool. Sin embargo, por razones más que obvias, sus historias serán las más importantes. Y si bien puede ser un poco «imparcial» en torno a todo lo que pasó allí a lo largo de las décadas, es lo que más interesa, seguido de la grabación de otro disco clave de la historia del rock como «The Dark Side of the Moon», de Pink Floyd.

McCartney narra la historia y se introduce personalmente en ella contando que cuando era pequeña estaba presente en las grabaciones de «Abbey Road» (el disco) y luego en la de álbumes de Wings, la banda que Paul lideró después junto a su esposa Linda, madre de Mary. Tras esa «intro», IF THESE WALLS COULD SING trata de trazar la historia del estudio a través de diversas grabaciones y personajes icónicos que pasaron por ahí contando a la vez las idas y vueltas del lugar en sí, además de dar a conocer a algunas de las personas que trabajan allí desde hace décadas.


No es un buen film en ningún sentido narrativo ni de profundidad histórica, convengamos, pero para los interesados en conocer los lugares en donde se grabaron discos icónicos, conocer algunos secretos del estudio y trucos que allí se hacían, ver a Williams grabar bandas sonoras de diversas películas de la saga STAR WARS y de LOS CAZADORES DEL ARCA PERDIDA; escuchar a Starr y McCartney recordar momentos de la grabación de «Sgt. Pepper», a Waters y Gilmour contar sus experiencias, lo mismo que Elton John y así, será una experiencia agradable.

El documental tiene también momentos dedicados a la música clásica (Daniel Baremboim y Jacqueline DuPré grabaron allí en los ’60), algo de Oasis en su etapa más caótica (allí grabaron su último álbum) y algunas bandas o solistas más recientes (como la británica Celeste), que se integran a las historias y anécdotas sobre los cambiantes problemas económicos que atravesó el estudio que, en cierto momento, estuvo a punto de demolerse para convertirse en un estacionamiento.

Cualquier fanático de la historia del rock que haya leído un par de libros no encontrará grandes revelaciones aquí pero lo que McCartney (Mary) hace es ponerle imágenes a esos lugares sobre los que uno leyó, pudiendo ver lo enorme y cavernoso del estudio 1 o el más compacto 2, ver el bar del lugar (siempre lleno) y lugares donde trabajaron y siguen trabajando técnicos y sonidistas. Para los menos versados en esa misma historia será fuente de algunas novedades, sí, y también una invitación a tomarse un avión a Londres, subirse a la Jubilee Line del metro o caminar hasta la dirección conocida y cruzar la famosa calle como lo han hecho millones de turistas a lo largo de los últimos 53 años.