Estrenos online: crítica de «Resurrección», de Andrew Semans (ClaroVideo / Movistar TV / Apple TV / Google Play)

Estrenos online: crítica de «Resurrección», de Andrew Semans (ClaroVideo / Movistar TV / Apple TV / Google Play)

Una mujer soltera con una hija adolescente se topa con una figura oscura de su pasado que desacomoda por completo su vida en este aterrador thriller con Rebecca Hall y Tim Roth.

El paso del drama psicológico al terror más extravagante no es uno fácil de dar, cinematográficamente hablando. La mayoría de las veces hace falta contar, detrás de cámara, con la sabiduría de un gran director. En otros casos, con la convicción de un protagonista, actor o actriz, que nos haga creer que el extraño viaje que atraviesa está de algún modo sostenido dentro de alguna lógica, no necesariamente realista pero sí creíble dentro de los parámetros del mundo que se nos presenta. RESURRECCION es uno de esos casos. Un poco como pasaba con MEN, de Alex Garland, una película que sostenía sus dislates narrativos en función de una performance fabulosa de Jessie Buckley, aquí es una intensa, soberbia actuación de Rebecca Hall la que permite que uno haga el viaje un tanto extremo que pretende su realizador.

Hall –que viene de protagonizar THE NIGHT HOUSE/LA CASA OSCURA y podría hacerse un nicho como actriz de películas de horror «de autor»– encarna a Margaret, una mujer que vive en Albany, New York, trabaja para una compañía farmacéutica y parece ser el perfecto ejemplar de lo que se podría definir como «una mujer moderna»: firme, segura de sí misma, independiente y a la vez amable y comprensiva cuando la situación lo demanda. Es madre soltera y su hija, Abbie (Grace Kaufman), está a punto de cumplir 18 años e irse a la universidad. Tiene un amante en el trabajo, casado, y parece manejar esa relación con discreción y hasta cierta frialdad. Y le suele hasta dar consejos a una pasante de su trabajo que está preocupada por la sutilmente abusiva relación que tiene con su novio.

Allí aparece uno de los temas de la película, los que a poco van empezando a dominar el territorio. Uno puede notar, de entrada, que la excesiva «prolijidad» con la que Margaret se maneja bordea la compulsión. Y con el paso del tiempo vamos notando esos detalles cada vez más, especialmente en el excesivo cuidado (sobreprotección) que tiene con lo que hace o deja de hacer su hija, a la que trata casi como si fuera una niña. Claramente teme el «síndrome del nido vacío», pero acaso el asunto sea un tanto más complicado que eso. Una misteriosa muela que aparece en la casa primero, una pesadilla nocturna después y, finalmente, la aparición lejana de un hombre cuya presencia le provoca un inmediato ataque de pánico abren las puertas a un infierno personal. Es obvio, a partir de ahí, que algo angustia a Margaret y que está al borde de una fractura psicológica profunda.


El hombre en cuestión, un tal David Moore (encarnada por un siniestro Tim Roth), es una figura de su pasado con el que tuvo una relación, por decirlo suavemente, bastante problemática. Y su presencia, tras más de dos décadas sin verlo, la saca de eje, la fractura por completo. Lo vamos notando de a poco. Empieza a ser menos obsesiva con la ropa, más agresiva con los cuidados de su hija, más intensa y hasta violenta con su amante, y completamente desatenta en el trabajo. En breve empezará a ver a David en todos lados. ¿El tipo ha vuelto para perseguirla, para acosar a su hija o es todo parte del trauma psicológico que la persigue desde entonces?

Cuando Margaret le cuente –en un brutal monólogo filmado en un largo y potente plano fijo de ocho minutos, una masterclass actoral de Hall– la historia de esa relación a la sorprendida «pasante» nos quedará en claro no solo lo que la mujer vivió en el pasado con ese hombre sino que notaremos también que su perturbación entra en un territorio que, de ser cierto, entraría dentro de lo fantástico. A tal punto es llamativa su historia que, cuando termina de contarla, la pasante le pregunta, incrédula, si se trata de una broma.

De allí en adelante RESURRECTION entrará más de lleno en un territorio inquietante. Por un lado, por ver cómo Margaret se va desarmando cada vez más. Y, por otro, porque la relación que empieza a establecer con el abusivo David enrarece todo lo que vemos. Semans se escapa, allí, del más tradicional relato de «mujer abusada que protege a su hija de un hombre violento» –clásico subgénero de los ’90, con películas como DURMIENDO CON EL ENEMIGO, con Julia Roberts, entre muchas otras– para entrar en un territorio más extraño y extremo sobre el que no conviene revelar mucho ya que, bueno, abre las puertas a una verdadera y contundente serie de sorpresas.

RESURRECCION es una película que incomoda y desacomoda, de esas que seguramente irritarán a muchos espectadores ya que su tercer acto entra en un terreno bastante peculiar (no tanto como MEN, pero la idea y los temas son similares) y no todos están dispuestos a ir tan lejos siguiendo el concepto que plantea la película. Es un film sobre las relaciones (muy) tóxicas, sobre la maternidad y sus miedos, sobre la imposibilidad del control y sobre los quiebres psicológicos que se producen cuando todo esto se combina de la peor manera.

Lo que hace Semans es escaparse, de a poco, del thriller sobre una mujer perseguida y acosada más clásico del género en su sentido más «norteamericano» para entrar en un mundo más metafórico/simbólico, propio del cine de autor europeo de género. Digamos, generalizando, que después de cierto punto RESURRECTION pasa a estar más cerca de un Nicolas Roeg o de un Andrzej Zulawski que de ejemplos más tradicionales. El giro de tono no siempre funciona del todo bien (imposible revelar en qué escenas, pero supongo que se darán cuenta), pero lo que Rebecca Hall logra es borronear esa terminación un tanto tosca del film para darle credibilidad aún a sus momentos más potencialmente absurdos. Es una actuación notable en una película inteligente y un poquitín desquiciada sobre el desgarro psicológico que pueden generar las relaciones con personas abusivas.

PD: Si quieren debatir cuestiones ligadas a asuntos de la trama que no nombré o sobre su extrañísimo final pueden hacerlo aquí abajo en los comments.


Nota: las plataformas en las que se puede alquilar la película son las que aparecen en Argentina. En otras locaciones, chequeen disponibilidad.