La provocativa película del director de «Robocop» y «Bajos instintos» que pasó por el Festival de Cannes se inspira en la verdadera historia de una monja lesbiana con visiones místicas que vivió en la Italia del siglo XVII.