La segunda película del hijo de David Cronenberg, que se estrenó el viernes 2 en Estados Unidos, es un thriller psicológico con elementos de terror acerca de una asesina a sueldo virtual, que mata gente usando cuerpos de otros. Andrea Riseborough, Christopher Abbott y Jennifer Jason Leigh protagonizan este muy buen film con obvios puntos de contacto con el cine del creador de «Videodrome».