Al contar las actividades adentro de un campamento para hijos de familias adineradas, la segunda película del realizador de «Maquinaria Panamericana» es una feroz crítica a las elites económicas y religiosas mexicanas. Compite en la sección Orizzonti del Festival de Venecia.