Un técnico alcohólico y en decadencia es contratado por la Asociación de Fútbol de Samoa Americana, el peor equipo del planeta, para mejorar su lamentable nivel. Con Michael Fassbender.