La tercera película del director islandés de «A White, White Day» se centra en un cura y fotógrafo danés que viaja a Islandia a construir una iglesia a fines del siglo XIX.