La realizadora alemana de «The Dreamed Path» presentó la película más arriesgada y creativa de la competencia, una historia de un duelo familiar contada como un rompecabezas fílmico y emocional.