Este film noruego, que abrió la Semana de Cine de Cannes en Buenos Aires, es un retrato de una mujer entre finales de sus 20 y principios de sus 30 años, etapa en la que no se lleva nada bien con el concepto de «sentar cabeza».