Este original documental narra, combinando estilos y formatos, la relación entre Victoria Ocampo y el artista y cineasta rumano Benjamin Fondane, quien filmó una película en Argentina. En la Competencia Nacional.