La última película del recientemente fallecido director de «Contacto en Francia» es una adaptación de una clásica obra teatral de la década del ’50. Con Jason Clarke, Kiefer Sutherland y Lance Reddick.