Un adolescente que revende entradas de cine en Kabul, a fines de los ’80, es llevado a un orfanato en el que debe atravesar todo tipo de situaciones, tanto simpáticas como dolorosas. Un clásico “coming of age” con un enorme corazón cinéfilo.