Una enfermera británica viaja a un pueblo irlandés a mediados del siglo XIX para chequear qué hay de cierto en el «milagro religioso» que se está viviendo en ese lugar.