Ciclos: No reconciliados: el cine de Zelimir Zilnik (7 reseñas)

Ciclos: No reconciliados: el cine de Zelimir Zilnik (7 reseñas)

Esta retrospectiva del director serbio abrirá la temporada de la Sala Lugones miércoles 21 y se extenderá hasta el 8 de abril. Allí se verán 21 largos, medios y cortometrajes de este gran realizador que retrató a su manera medio siglo de historia de la ex-Yugoslavia.

Una de mis actividades favoritas, durante el pasado Festival de Mar del Plata, fue dedicarme a la Retrospectiva de Zelimir Zilnik, armada por Boris Nelepo y la hoy directora artística del evento, Cecilia Barrionuevo. El realizador estaba presente en la mayoría de las funciones y era muy cándido y elocuente a la hora de presentarlas. No vi todas las que se exhibían pero los largos, medios y cortometrajes que logré ver me sirvieron para darme una idea bastante clara de que se trataba de un cineasta que había logrado llevar adelante, pese a las difíciles circunstancias políticas que lo atravesaron, un proyecto cinematográfico consecuente con sí mismo: siempre cercano a la realidad, yendo del documental a la ficción y apostando a veces por el humor absurdo o ciertos accesos onírico/surrealistas, pero sin jamás perder de vista su particular lugar en el mundo como retratista crítico y ácido de un país, la ex Yugoslavia, en proceso de desmembramiento, crisis y caos.

La obra de Zilnik –de quien aquí se verán 21 películas, entre largos, medios y cortos– se aprecia mejor en orden más o menos cronológico, pero también una inteligente forma de atravesarla es yendo de largos a cortos, de documentales a ficciones y de películas más “casuales” e independientes a otras con mayor producción, lo que da una idea de la versatilidad del realizador. Reitero: no vi todas sus películas por lo que mis recomendaciones son parciales, pero acá van una reseñas de algunas de sus películas que se verán en la Sala Lugones del Teatro San Martín a partir del miércoles 21 y hasta el 8 de abril. La programación completa de NO RECONCILIADOS: EL CINE DE ZELIMIR ZILNIK la pueden ver aquí: Lo que siguen son breves textos sobre las películas suyas que descubrí en Mar del Plata.

Película negra (Crni film; Yugoslavia, 1971)
En este muy elocuente corto, un muy joven Zilnik se topa con un grupo de gente que vive en la calle, muchos de ellos inmigrantes, y empieza a preguntarle a la gente que pasa si alguno le daría cobijo. Nadie acepta y él los lleva a su casa, pese a los reparos de su mujer. La experiencia sirve para poner en contexto y analizar las diferencias entre comprometerse en el cine y poder hacerlo en la propia vida.

Primeros trabajos (Rani radovi; Yugoslavia, 1969)
Ganadora del Oso de Oro de la Berlinale en 1969, la película sigue a un grupo de tres hombres y un bella mujer viajando a traves de la ex Yugoslavia tras escaparse de la ciudad. Estos jóvenes libertarios y militantes se van topando con dificultades (externas pero también interas) a lo largo de su camino, algunas de las cuáles les hace replantearse la decisión y la posibilidad real de poder cambiar la cultura (política pero también humana) de su país.

La segunda generación (Druga generacija; Yugoslavia, 1984)
La vida de un joven nacido en Yugoslavia pero criado en Alemania se complica cuando su familia lo envía de vuelta a su país y allí se da cuenta que no tiene un lugar en la sociedad y se ve casi obligado a hacer trabajos un tanto complicados para sobrevivir. Un retrato fuerte sobre la marginación y la sensación de “extranjeridad” permanente.

Tito entre los serbios por segunda vez (Tito po drugi put među Srbima; República Federal de Yugoslavia, 1994).
En este simpático y provocador mediometraje, Zilnik pone a un actor caracterizado como el Mariscal Tito –el hombre que mantuvo a Yugoslavia “unida” durante varias décadas bajo la órbita de la Unión Soviética– a recorrer las calles de una ciudad bosnia, en la cual se pone a hablar con la gente, tanto admiradores como críticos, que pronto parecen perder de vista que están hablando con un imitador y se comunican con el mítico ex lider de maneras sorprendentemente personales. Graciosa y a la vez sorprendente.

Do jaja – Arrojando las yemas de la esclavitud (Do jaja; República Federal de Yugoslavia, 1996).
Este documental registra in situ una serie de protestas contra el régimen de Milosevic luego de que se dan a conocer los resultados en apariencia manipulados de una elección. La película se filmó y proyectó durante las protestas, que van siendo cada vez más masivas y alcanzando un clima cada vez más denso, caótico y violento.

Pequeños pioneros (Pioniri maleni mi smo vojska prava, svakog dana ničemo ko
zelena trava; Yugoslavia, 1968).
Este corto muestra a niños que viven en la calle en la Yugoslavia de fines de los ’60, tratando de sobrevivir como pueden. Un retrato crudo de un grupo de niños que sobreviven ante difíciles circunstancias y una sociedad que mira para otro lado. Como otras de sus películas, esta también parece tener ciertas similitudes con el cine de los ’60 de Leonardo Favio.

Pirika en el cine (Pirika na filmu; Serbia, 2013).
Pirika es una chica que el director conoció de pequeña y luego hizo participar en varios de sus filmes. Muchos años después (45) se la encuentra en la calle y decide hacer un documental contando su vida, la que –en sus idas y vueltas, conflictos personales, dificultades laborales y separaciones familiares– refleja muy bien medio siglo de historia de la ex Yugoslavia.

Las localidades podrán adquirirse personalmente, el día de la función, en las boleterías ubicadas en el Teatro San Martín. El precio de las localidades es de $40, estudiantes y jubilados $20