Estrenos: crítica de “Amantes por un día”, de Philippe Garrel

Estrenos: crítica de “Amantes por un día”, de Philippe Garrel

por - cine, Críticas, Festivales
24 Abr, 2018 11:00 | comentarios

En apenas 75 minutos, el gran realizador francés de “Los amantes regulares” entrega otra pequeña gran joya sobre las dificultades de las relaciones románticas. La película, centrada en la historia de amor entre un profesor y su alumna que se complica cuando la hija de él se muda a vivir con ellos, es uno de los mejores estrenos de los últimos meses.

LOVER FOR A DAY acaso sea una de las más livianas, simples y transparentes películas del francés en mucho tiempo. Se centra en la relación romántica entre Gilles (Eric Caravaca), un profesor universitario, y su alumna Ariane (Louise Chevillote), la que mantienen secreta al resto del alumnado, amigos y conocidos. Se aman –o eso creen–, pero tienen una relación supuestamente abierta: pueden –o eso creen– vivir con las infidelidades del otro, mientras sigan siendo, uno para el otro, prioritarios en sus respectivas vidas.En medio de su relación aparece en escena Jeanne (Esther Garrel, la hija del realizador), que es hija de Gilles y que acaba de separarse de su novio. La chica está angustiada y en medio de una gran crisis nerviosa. Jeanne se muda a la casa con ellos y de a poco establece una buena relación con Ariane, que tiene su misma edad. Ella trata de sacarla de su malestar y empiezan a salir y a conocer gente. No pasará mucho tiempo para que los problemas, inconvenientes, desencuentros, reencuentros y affaires comiencen a aparecer, especialmente entre Ariane y Gilles. Otro eje importante será la relación padre e hija, en la que también juegan su parte los celos y ciertas emociones mezcladas.

Garrel filma en blanco y con los recursos formales ya clásicos de cierto cine francés de los 70 y, claro, de sus propios filmes: voz en off, muchos exteriores y un granuloso 16mm, con los también habituales diálogos en bares y caminatas por las calles. Los temas no se alejan de lo esperable: la fidelidad, la depresión, el amor y el desamor, las diferencias generacionales. Pese a la seriedad de los asuntos y hasta de los problems psicológicos que deparan (hay hasta un intento de suicidio), el tono de la película nunca deja de ser ligero y ágil, con escenas llamativamente cortas.

Garrel dijo que AMANTES POR UN DIA forma parte de una trilogía con JEALOUSY y IN THE SHADOW OF WOMEN cuyas constantes, además de los temas de relaciones personales, son estar filmados en 21 días, cada escena en una sola toma y con menos de 80 minutos de duración, en una suerte de liviano y disfrutable “dogma” propio. Y las tres funcionan a la perfección. En apenas 75 minutos, el francés –que contó con la colaboración de Jean-Claude Carriere y otros en el guión– plantea, construye y luego deja (no cierra, porque estas cosas nunca se cierran del todo) una serie de situaciones​ que hemos visto cientos de veces en miles de versiones diferentes pero que, cuando son tratadas con la sensibilidad, naturalidad e inteligencia con la que aquí lo hace el realizador de LA CICATRIZ INTERIOR, nunca agotan. El amor y sus consecuencias son un tema infinito.
(Crítica publicada durante el Festival de Cannes)