Estrenos: crítica de «Natalie Wood: aquello que persiste», de Laurent Bouzereau (HBO)

Estrenos: crítica de «Natalie Wood: aquello que persiste», de Laurent Bouzereau (HBO)

por - cine, Críticas, Estrenos, Online, Streaming
07 May, 2020 11:00 | comentarios

Este documental acerca de la actriz de «Rebelde sin causa» y «Amor sin barreras» es un fascinante relato sobre su vida y su carrera limitado por su carácter de «biografía oficial», especialmente a la hora de analizar su controvertida muerte en 1981.

Uno de los motivos que llevaron a Natasha Gregson Wagner, una de las hijas de Natalie Wood, a hacer este documental, es el verdaderamente valioso y el que le da un interés genuino para cualquier cinéfilo. Mencionado al principio del film, que ella misma produjo y en el que es, a la vez, entrevistadora y entrevistada, la idea es rescatar la vida y la carrera de una actriz cuya muerte, en cierto modo, opacó ese fundamental aspecto de su legado. La protagonista de ESPLENDOR EN LA HIERBA murió ahogada, en 1981, cuando tenía solo 43 años, tras un confuso y nunca muy bien esclarecido accidente en un yate en la costa de una isla del Pacífico. Y ese muy cinematográfico misterio –que involucra posibles triángulos amorosos, alcohol y violencia– se ha vuelto tan central a su figura que no muchos recuerdan o celebran la gran actriz que fue.

Ese elemento es, afortunadamente, importante en NATALIE WOOD: AQUELLO QUE PERSISTE, el documental que estrena HBO en la Argentina el 12 de mayo. A lo largo de los más de 100 minutos que dura el film dirigido por Bouzereau –un veterano de decenas de documentales sobre cine y diversos «detrás de cámaras» de películas– esa historia se cuenta, yendo de lo familiar a lo profesional, siempre con un espacio importante para hablar de la vida personal de la actriz en el contexto de su trabajo: maridos, romances, hijos, terapias, problemas con estudios y, muy brevemente, alguna mención de abusos y acosos en Hollywood.

Pero el documental, finalmente, termina teniendo otro objetivo, uno que se adivina más importante para Gregson Wagner y la familia de Natalie Wood (fundamentalmente su dos veces marido, el actor Richard Wagner): limpiar el nombre del actor ante la reapertura del caso, unos años atrás, que lo volvió a implicar como «persona de interés» en la muerte de la actriz. Es así que el documental biográfico sobre la carrera de Wood se ensambla, de una manera narrativamente un tanto forzada, con una combinación de terapia familiar y alegato por la defensa del actor.


No es importante, en el marco de esta crítica, mi opinión acerca de lo que pasó o no aquella noche y si se trató de un asesinato, un suicidio o un accidente, ni sobre quién o qué lo provocó. Pero es evidente que la película no intenta dar una mirada abarcadora de la situación sino ofrecer la versión de la familia más cercana de Wood ante nuevas acusaciones que han venido tanto de la hermana de la actriz (Lana Wood) como del capitán del barco (Dennis Davern) y que han generado la citada reapertura del caso. En esa línea, lo que la película transmite es previsible y, más allá de la ausencia testimonial de Christopher Walken (la cuarta persona que estaba en el yate y que tenía una tensa relación con Wagner), se muestra un frente familiar unido al respecto.

La película más interesante, curiosamente narrada en dos partes separadas que van del principio al final de su carrera, es la que nos cuenta la historia de una chica hija de inmigrantes rusos que triunfó de pequeña en el cine y que logró dar el salto a la adultez, primero en películas como REBELDE SIN CAUSA (allí hay un asunto polémico con Nicholas Ray que no se explora demasiado ni tampoco se menciona el clásico MAS CORAZON QUE ODIO) y, ya en los años ’60, a través de películas célebres como ESPLENDOR EN LA HIERBA, AMOR SIN BARRERAS, DESLIZ DE UNA NOCHE, INTIMIDADES DE UNA ADOLESCENTE hasta llegar a BOB & CAROL & TED & ALICE, tras la cual tendría a su hija Natasha, luego otra hija más y dedicaría buen tiempo a su familia.

El recorrido por la filmografía está apoyado en muchos materiales de la época, tanto escenas del «detrás de cámara» como muchísimas fotografías, además de testimonios de colegas y amigos como Robert Redford, Mia Farrow, Dyan Cannon, Elliott Gould o Dyan Cannon, entre otros. En paralelo al anecdotario de rodajes y de fiestas hollywoodenses, la película analiza sus romances, desde el que terminó en sos dos matrimonios con Robert Wagner (se casaron en 1957, luego se separaron, ella se casó en 1969 con el agente Richard Gregson, que es el padre de Natasha, y se volvió a casar con Wagner en 1972) hasta sus varios affaires y noviazgos (con Warren Beatty, Frank Sinatra y otros), sus años de terapia, su consumo de medicamentos, un posible intento de suicidio, la tensa relación con su madre y sus problemas con los estudios de Hollywood, que mostraban que ya entonces era una actriz que no se dejaba manejar fácilmente por los ejecutivos.

Es cierto que no sería justo hacer un documental sobre Natalie Wood dejando de lado su controvertida muerte. Pero ahí es donde el lado «oficial» del proyecto se nota más. De hecho, la película se permite mostrar desavenencias, problemas y tensiones internas relacionadas con la vida de la actriz (por ejemplo, con la figura de su madre que sí era controvertida hasta para su propia familia y amigos), pero a la hora de hablar de su muerte todos los involucrados en el film cierran filas y sostienen la misma versión. Es comprensible que así sea en un proyecto armado por su hija, que también ha escrito un libro reciente sobre su madre, pero de todos modos el espectador sentirá ahí la presión de la película por sostener la «historia oficial» y familiar de los hechos.

Quizás todo lo que cuentan sea verdad y no haya ninguna necesidad de «reabrir» el caso. A juzgar por la emoción que embarga a Wagner, a Natasha, a sus hermanas y a amigos de su madre al hablar de aquello, no hay motivos para pensar que estén mintiendo. Pero, más allá de esa irresoluble discusión, lo que ahí se nota es que el verdadero objetivo de la película está en limpiar, si se quiere, el honor de la familia. Y el resto es adorno y circunstancia.


NATALIE WOOD: AQUELLO QUE PERSISTE se estrena en HBO América Latina el martes 12 de mayo y se repite en varios horarios que se pueden chequear aquí.