Series: crítica de «I May Destroy You: Episodios 1-2», de Michaela Coel (HBO)

Series: crítica de «I May Destroy You: Episodios 1-2», de Michaela Coel (HBO)

Esta serie de la BBC que se emite por HBO los lunes por la noche se centra en una escritora británica cuya vida se altera por completo al ser abusada sexualmente en un episodio que no recuerda del todo bien. Una muy buena propuesta dirigida, escrita y protagonizada por la creadora de la serie «Chewing Gum».

Otra coproducción entre HBO y la BBC británica, I MAY DESTROY YOU es una serie inusual en más de un sentido. Se trata de un proyecto personal de Michaela Coel, que lo escribe, protagoniza y en muchos episodios dirige, basada en una dolorosa y complicada historia personal. Si bien se podría definir, en un par de líneas, como una historia acerca de una sobreviviente de un abuso sexual, la idea de la serie –que estrena HBO en América Latina el lunes 15 y se compone de doce episodios de media hora, formato raro para un drama– es ir más allá de esa etiqueta. Sí, al final del primer episodio Arabelle (Coel) parece haber sufrido un ataque sexual del que tiene borrosos recuerdos, pero lo que la serie construye es un mundo alrededor de ella, uno al que ese difuso hecho nocturno empieza a desarmar de a poco.

I MAY DESTROY YOU empieza con Arabella, una escritora inglesa afrodescendiente que tuvo un éxito con una primera novela (Coel lo tuvo con una obra teatral luego transformada en serie, titulada CHEWING GUM) por la cual la gente la reconoce hasta en la calle. La chica está lidiando con la presión de entregar una segunda, esta vez para una editorial importante, pero está en Ostia, Italia, pasando unos días con una pareja de allí con quien tiene una relación complicada. Al volver a Londres tiene que resolver su asunto literario de un día para otro, por lo que cancela todas sus citas y salidas hasta terminarlo. Pero ya entrada la noche y agotada mentalmente termina aceptando la invitación de un amigo suyo a tomar algo.

Tan pendiente está de su trabajo que se pone un cronómetro obligándose a volver en una hora. Claro que eso no sucederá. Se encuentra allí con un amigo suyo, quien está en el lugar con otras personas que no conoce. Más bebidas, más descontrol y rápidamente Arabella olvida su teléfono y empieza a sentirse mal, a caerse literalmente al piso en el pub. A la mañana siguiente se levanta muy mareada, termina escribiendo a las apuradas su texto y lo entrega, sintiéndose claramente mal. Pero en medio de lo que parece ser una gigantesca resaca ella no solo nota sangre en su rostro y moretones en su cuerpo sino que tiene breves flashbacks que dan la impresión de que en ese blackout pasaron otras y mucho más horrendas cosas.


A partir de eso, I MAY DESTROY YOU se volverá, por un lado, una suerte de investigación personal y policial de parte de Arabella para saber qué sucedió en esas horas que no recuerda mientras, en paralelo, trata de continuar con su vida y sus actividades como lo hacía previamente. Pero pronto se da cuenta que no consigue hacerlo, que lo que le sucedió la ha invadido física y mentalmente, y que debe lidiar con ello de manera directa y urgente, tomando cartas en el asunto.

Coel propone una inmersión en un mundo londinense si se quiere hipster, cuyo aspecto relajado y divertido parece quebrarse desde adentro. Arabella es graciosa y tiene un look más que llamativo con su pelo color rosa. Su amigo Kwame y su amiga Terry parecen ser sus grandes compañeros y confidentes, mientras que tiene una pareja amiga igualmente cool y aún más burguesa, la que sin quererlo termina metiéndola en la horrenda situación de abuso. Habiendo visto solo dos episodios no se puede adivinar exactamente hacia dónde irá la serie, pero queda claro que parte de la trama tendrá que ver con ir deshilachando las zonas problemáticas de esas relaciones.


Estilísticamente la serie opera de modo relativamente similar a TRIGONOMETRY, con una cámara en perpetuo movimiento tratando de capturar una Londres multirracial y llena de energía, a lo que también le agrega una banda sonora compuesta en buena medida por temas de hip hop y R&B (ver playlist acá). Y tiene en Arabella (seguramente recuerden a Coel de algunos episodios de BLACK MIRROR) a una protagonista magnética, con un rostro y una forma de actuar muy particular (lo personal del proyecto se nota ahí, es claro que no es un personaje «armado» a partir de una serie de datos y detalles), alguien que puede ser simpática pero también irritante, tan querible como en algún sentido irresponsable, sin que eso sea jamás leído de una manera ambigua ni su credibilidad puesta en duda. La serie, por lo visto hasta ahora al menos, no emite juicios sobre el comportamiento de sus protagonistas principales.


La serie también se vuelve interesante a partir de la manera en la que Arabella detesta la idea de convertirse en una víctima y es por eso que actúa de modo directo y proactivo intentando saber qué le sucedió y hasta encontrar los culpables (tanto al abusador como sus potenciales cómplices), de un modo que quizás sea problemático para una investigación más formal pero que ella necesita para controlar el mundo que parece irse desmoronándose adelante suyo.

Aclaro que adelanté esta crítica porque me pareció que era importante avisar de entrada de su existencia y calidad, ya que es una serie de bajo perfil, aún dentro de la programación de HBO en América Latina (no me fue fácil siquiera encontrar su fecha y horario de emisión) y terminará recién a fines de agosto. Por lo que todo lo que escribo aquí hay que tomarlo con pinzas. Es cierto, faltan diez episodios más, pero I MAY DESTROY YOU parece conducirse por un camino muy interesante ya que permite la posibilidad de armar una serie que no es sobre un «tema importante» sino sobre las personas que los atraviesan.


I MAY DESTROY YOU se emite los lunes por la noche por HBO. Un episodio nuevo cada lunes. Chequear horarios por aquí.