Festivales/Estrenos online: crítica de «Mujeres de la vida», de Frédéric Fonteyne y Anne Paulicevich (varias plataformas)

Festivales/Estrenos online: crítica de «Mujeres de la vida», de Frédéric Fonteyne y Anne Paulicevich (varias plataformas)

Esta coproducción franco-belga que representará a Bélgica en los próximos premios Oscar cuenta la historia de tres trabajadoras sexuales que deben lidiar con complicados problemas en sus vidas personales. Se exhibe como parte de la programación de #MyFrenchFilmFestival.


La expresión algo pasada de moda del título en castellano está utilizada aquí de la manera más esperable posible. MUJERES DE LA VIDA es, fundamentalmente, una historia acerca de tres amigas que trabajan como prostitutas en Roubaix, Francia (donde cumplen su labor de manera legal y organizada) y viajan diariamente allí desde la ciudad fronteriza de Bélgica, donde viven. Pero al comenzar el film pareciera que estamos viendo otra cosa, una suerte de policial negro en el cual vemos un cuerpo en una bolsa de plástico siendo llevado en medio de la lluvia por tres mujeres que, suponemos, son las protagonistas. Tras esa escena, la película retrocederá en el tiempo dejando en el aire las clásicas preguntas: ¿Quién es el muerto? ¿Cómo llegamos ahí?

El gancho policial es un procedimiento curioso y, en mi opinión, bastante innecesario, ya que lleva al espectador a estar todo el tiempo pendiente de encajar piezas de un rompecabezas cuando en realidad la película, de ahí en adelante, podría tranquilamente verse como un drama con toques cómicos acerca de las experiencias de estas tres mujeres, muy distintas entre sí. Así que lo mejor sería ver MUJERES DE LA VIDA de ese modo, sin pensar demasiado en cuál de todos los hombres problemáticos que se cruzan en el camino de las chicas podría estar adentro de la bolsa en cuestión.

Las protagonistas de este film que representa a Bélgica en los premios Oscar –forma parte del festival de cine francés al ser coproducción con ese país– son tres mujeres bastante distintas entre sí pero que viven cerca y viajan juntas al trabajo. Axelle (Sara Forestier) es una chica nerviosa y agresiva que tiene que lidiar con su violento y alcohólico ex marido, problemas con sus hijos en la escuela y una madre que parece más un mueble que otra cosa. Conso (Annabelle Lengronne) es su vecina, negra, alta y esbelta, la que parece más relajada de todas, en pareja con un generoso cliente que quizás esconda algún que otro secreto. Dominique (la también directora Noémie Lvovsky) es la mayor de las tres, la más guarra y directa a la hora de hablar de su trabajo, pero que tiene algunos problemas en la casa con su hija adolescente y algunos novios posibles u ocasionales.


Y si bien los «sospechosos» están presentes a cada rato –y las incomodidades, dolores de cabeza y peligros de la vida cotidiana no desaparecen– la película parece olvidarse durante buena parte de su metraje del tema específico para centrarse en las experiencias cotidianas de las chicas, sus conversaciones y anécdotas laborales, que van de momentos muy simpáticos (la madama del lugar le lee a un cliente un hilarante menú de opciones con descuentos muy específicos para habitués, por ejemplo) a otros en los que las chicas se pelean entre sí bastante bruscamente.

Y si bien parece que MUJERES DE LA VIDA logra presentar las vidas de este trío de trabajadoras sexuales de un modo realista y hasta convencional, pronto las tensiones de la vida privada se colarán de una manera más prominente para llegar a momentos un tanto más desagradables y, finalmente, violentos. Pero esas situaciones importan por lo que presentan (violencia de género, misoginia, destrato) y no tanto por saber cuál de esos hombres está o no en la bolsa en cuestión. La película de Fonteyne y Paulicevich podría evitar el costado film noir que la rodea y funcionaría aún mejor como un retrato honesto, cercano y realista de estas tres mujeres de doble vida.

Lo que las tres excelentes actrices que las interpretan logran, más que cualquier otra cosa, es que la película pueda pasar de ese tono cotidiano a otro más del tipo policial sin que pierda la lógica ni el sentido, sin que se sienta que son dos películas en una pegadas entre sí. Y eso lo consiguen dándole a cada uno de sus personajes una gracia, una voluntad y una especie de heroísmo a la hora de lidiar con la violencia de género que jamás se declama pero que se siente y se transmite de manera muy efectiva al espectador.


MUJERES DE LA VIDA está disponible en la página de #MyFrenchFilmFestival y en las plataformas que programan sus contenidos, como Qubit y Filmin, en todos estos casos gratis en América Latina. También, pero solo para suscriptores, está disponible en Amazon Prime.