Estrenos online: crítica de «‘Til Death», de Scott Dale

Estrenos online: crítica de «‘Til Death», de Scott Dale

por - cine, Críticas, Estrenos, Online, Streaming
02 Ago, 2021 12:36 | comentarios

Este pequeño y hitchockiano thriller se centra en una mujer que queda atrapada en una complicada situación en una casa perdida en medio de la nieve. Con Megan Fox.


Fue la recomendación de un amigo la que me llevó a ver esta película que no pensaba ver. Un thriller de un director desconocido con un elenco igual de ignoto no parecía algo demasiado interesante dentro de la oferta de películas que circulan por fuera de las grandes plataformas. Y si bien uno trata de encontrar esas «perlitas» para recomendar –dentro de todo eso que aparece por «canales no tradicionales»– no hay tiempo para hacerlo con todo, por lo que a uno no le queda otra que volverse selectivo. Y un thriller cuyo único punto de venta es Megan Fox –que tendrá su carisma pero no se caracteriza por ser una gran actriz– daba a pensar que estábamos ante otra película del montón, las que antes llamábamos «directo a video» y a las que muchos actores que tuvieron cierta fama en algún momento y luego decayeron en popularidad se dedican.

Y la película comienza de tal manera que parece reforzar nuestros prejuicios. Una mujer llamada Emma (Fox, la estrella de TRANSFORMERS) tiene un amante al que decide abandonar, un marido millonario al que no soporta y claramente teme –que es el jefe, además, de su amante– y con el que está «festejando» su décimo aniversario de casada. Su marido le tiene preparada una noche de sorpresas en apariencia románticas pero que también tienen un dejo siniestro, como toda su actitud: le dice qué ponerse, la manipula emocionalmente y la invita ir a un lugar misterioso de viaje al que ella va con los ojos vendados ya que se trata de una «sorpresa».

Todo parece conducirse por los carriles del thriller de pareja de la vieja escuela (los años ’80 y ’90 eran un festival de películas así, resumibles todas en DURMIENDO CON EL ENEMIGO, con Julia Roberts), con una iluminación entre glamorosa y amenazante, con una suerte de «festejo» obligado en el que a Emma se la ve bastante incómoda. Es evidente que su marido sabe del affaire y planea algo, lo que la chica no se imagina es qué es.


Lo único que se puede agregar es que, al despertarse la mañana siguiente, la situación ha cambiado radicalmente y Emma se ve obligada a, bueno, sobrevivir en una casa perdida en el medio de la nieve –sin señal telefónica– y con una serie de trampas y sorpresas que su marido le ha preparado y que lo incluyen también a él de un modo un tanto extraño y siniestro.

De aquí en adelante –una media hora del film habrá pasado hasta llegar ese momento–, la película se vuelve un mucho más interesante thriller de supervivencia en espacios limitados. Fundamentalmente, una casa y sus alrededores, ya que Emma ve muy reducida su capacidad de movimientos, ya verán cómo y porqué. Llegará gente sospechosa, otras personas inesperadas y la mujer se convertirá en una mezcla del Macaulay Culkin en MI POBRE ANGELITO y CORRE, el reciente thriller con Sarah Paulson. Atada a un matrimonio peligroso, con un marido prolijamente siniestro con un plan vengativo muy elaborado, a Emma no le queda otra que usar su ingenio y sacar de sí misma sus años de violencia acumulada.

Dale encuentra la manera de armar un thriller Clase B por pocos elementos que aparenta haber sido filmado con las limitaciones de la pandemia: muy pocos actores, casi una única locación sola alejada de todo. Durante largos momentos, el film no tiene diálogos y se organiza a partir de los usualmente frustrantes intentos de Emma para salir de la incómoda situación en la que la han metido. Luego se empezará a enredar con la llegada de terceros, pero cuando parece que el guión se desviará hacia una subtrama ligada al pasado de los protagonistas –y de la posible existencia de dinero en la casa–, ‘TILL DEATH seguirá siendo, afortunadamente, un thriller de supervivencia bien narrado y eficientemente filmado.

Las metáforas están servidas ya desde el título y la específica situación que ata a los cónyuges «hasta que la muerte los separe» es hasta literal. El matrimonio de Emma y la situación en la que se encuentra son casi paradigmáticos de una relación tóxica y patriarcal en su forma más violenta y agresiva, más psicológica que física. Y si bien por momentos el guión de Jason Carvey subraya demasiado esa lectura, la «hitchcockiana» manera en la que Dale aborda la acción logra que no se lleven puesto al relato. Sobrevivir a un matrimonio, se sabe, puede ser una cuestión de vida o muerte.