Estrenos online: crítica de «Schumacher», de Hans-Bruno Kammertöns, Vanessa Nöcker y Michael Wech (Netflix)

Estrenos online: crítica de «Schumacher», de Hans-Bruno Kammertöns, Vanessa Nöcker y Michael Wech (Netflix)

Este documental oficial del piloto de Fórmula 1 recorre, gracias a un buen material de archivo y varias entrevistas, los grandes éxitos y algunas controversias de su carrera profesional. Y no mucho más que eso.


De la misma manera en la que se ha controlado su imagen a lo largo de su vida y, especialmente, desde su accidente de 2013, SCHUMACHER es un documental pensado como biografía oficial, con el apoyo de la familia de uno de los mejores pilotos de la historia de la Fórmula 1. ¿Qué quiere decir esto? Que los que esperen revelaciones sobre su vida, su carrera profesional o respecto a estos últimos años de su vida deberían pasarlo de largo. Y si lo saben todo acerca de sus triunfos y derrotas, más todavía. Este documental es un repaso canónico, admirado y respetuoso por su carrera con algunos apuntes de su vida que que despertará interés en los que saben poco de su figura.

Ese es mi caso, lo admito: conozco a Michael Schumacher, sé de su reputación, seguramente vi algunas de sus carreras en los años ’90 o los 2000 pero recuerdo muy poco, no conozco o he olvidado los detalles, los escándalos, las peleas, los cambios de escudería, las suspensiones y así. El único valor que tiene SCHUMACHER es ese: servir como recordatorio de los grandes éxitos y algunos de los fracasos del piloto alemán que llegó muy joven a la Fórmula 1, ganó rápidamente dos títulos mundiales y luego, bueno, mejor no contar demasiado si es para eso que verán la película.

SCHUMACHER tiene muy buen material de archivo y entrevistas a personalidades de la Fórmula 1, periodistas y rivales (Sebastian Vettel, Mika Häkkinen, David Coulthard y Damon Hill, entre otros) que hablan de la carrera y de la personalidad del piloto. Schumacher era un competidor nato, de esos que no dudaban de su talento y su capacidad pero que, a la vez, no temía correr al borde de lo permitido por las reglas y en más de una ocasión rompiéndolas. La película se hace cargo de algunos de los problemas en los que se metió el piloto en arriesgadas maniobras contra rivales, pero siempre desde el lugar de la comprensión. «En su lugar yo quizás hubiera hecho lo mismo», dice Hill, un piloto que lo sufrió en una ocasión clave de su carrera.


Pero esas zonas oscuras no son demasiado exploradas. La película rápidamente deja en claro que, en su vida personal y con los mecánicos que trabajaban en las escuderías por las que pasó, Schumacher era un tipo generoso, amable y divertido. Los pilotos rivales, sin embargo, lo recuerdan de otra manera. Salvo en algunos eventos sociales y fiestas, Schumacher era un tipo serio, difícil, peleador, uno de esos competidores a los que hay que atreverse a enfrentar a 300 kilómetros por hora. Pero lo entienden –o eso dicen– como parte del deporte.

La película se ocupará fundamentalmente de la década y pico en la que ganó mucho más de lo que perdió (se llevó más títulos luego de esos dos, pero también tuvo serios inconvenientes durante varios años), sus cambios de escudería (que no fueron muchos) y los episodios controvertidos que le agregan algo de ambigüedad a este documental casi hagiográfico. Y tendrá testimonios de sus familiares que celebrarán desde sus caprichos a sus bizarras obsesiones.

Los que esperan saber algo del presente de Schumacher se quedarán sin nada. Si bien nadie pretende que la familia exponga la situación actual del ex piloto luego de su brutal accidente –no es morbo lo que se pide–, al menos se podría aprovechar el documental para dar algo más de información acerca de su vida hoy. Pero no la hay. Así como el documental encuadra su vida profesional en función de los deseos de su familia, lo mismo sucede con la actualidad. No está mal que así sea –están en todo su derecho de preservar la intimidad–, pero es difícil hacer un documental sobre una personalidad como esa borrando de un plumazo, casi como si no existiera, una parte triste pero clave de su vida.