Estrenos online: crítica de «Madre/Androide», de Mattson Tomlin (Netflix)

Estrenos online: crítica de «Madre/Androide», de Mattson Tomlin (Netflix)

por - cine, Críticas, Estrenos
03 Ene, 2022 11:05 | Sin comentarios

En esta película post-apocalíptica una pareja embarazada debe escaparse en un mundo controlado por peligrosos y violentos androides. Con Chloë Grace Moretz y Algee Smith. Estrena Netflix el 7 de enero.


Hay una película interesante en la premisa de MADRE/ANDROIDE, pero no es esta. Su punto de partida es lo suficientemente intenso, violento, incómodo y conecta con miedos bastante contemporáneos como para generar en el espectador la sensación de que está por ver algo, sino valioso, al menos atrapante y rico en ideas. Pero no. Es una falsa alarma. Tras esa serie de escenas de apertura, la película de Mattson Tomlin deriva en una muy convencional película de escape en la que las ideas lanzadas al principio recién recobran cierto peso e interés sobre el final. Y si bien esos giros narrativos que la cierran generan la necesaria sorpresa quizás ya sea demasiado tarde para salvar al espectador del tedio.

Chloë Grace Moretz interpreta a Georgia, una chica que se entera que está embarazada de su novio Sam (Algee Smith), una noticia que no es necesariamente bienvenida por la pareja. Lo que de a poco nos damos cuenta es que la sociedad en la que viven, al menos desde lo tecnológico, está bastante más desarrollada que la nuestra actual. En una fiesta navideña a la que concurren, vemos que los mozos, camareros y otros miembros del «personal de servicio» son en realidad androides. Y, previsiblemente, no han tenido mejor idea que rebelarse contra sus dueños en plenos festejos, sembrando un violento caos alrededor y matando a medio mundo en el camino.

Planteado el asunto, MOTHER/ANDROID salta ocho meses en el tiempo y nos muestra a la parejita escondida, viviendo en medio de un bosque. Georgia está embarazadísima –durante casi toda la película está a punto de parir– y necesitan encontrar algún refugio para que ella pueda dar a luz. El planeta parece estar dominado o controlado por estos androides y ellos saben que la única forma de reencontrarse con remanentes de la civilización es llegando a Boston, una de las pocas ciudades con sobrevivientes. Su plan es llegar ahí, parir y luego tomarse un barco a Corea, que parece ser uno de los países al que los androides no han «poseído».


Pero no es fácil hacerlo porque para eso deben cruzar la llamada «tierra de nadie», largos territorios controlados por los muy alertas androides, quienes no parecen ser muy fácilmente engañables. La película se centrará en esos escapes. Del primero de ellos, llegarán a una base militar en la que parecen poder solucionar el tema del parto. Pero cierta masculinidad tóxica expresada en violentas peleas entre los soldados en las que Sam termina involucrado terminan haciendo que los expulsen del lugar, por más que Georgia esté ya a punto de dar a luz.

De allí en adelante la fuga seguirá mezclando escenas de acción (hay una persecución de androides corriendo a una motocicleta que tiene su intensidad visual) con la constante amenaza de que sean descubiertos por un ruido o un movimiento en falso, un poco a la manera de UN LUGAR EN SILENCIO, pero sin jamás lograr esa tensión. El problema del film es que nunca parece decidirse entre ser una película de acción y aventuras o un drama acerca de una madre que teme por la vida de su hijo por nacer. De ese modo, el film se estira hasta casi las dos horas de duración cuando es claro que, con algunas decisiones de montaje más abruptas, podría ser una película más efectiva.

Hay unos giros narrativos en el último tercio de la película que devuelven cierto interés en una trama que parecía volverse reiterativa, pero no consigue resolver el que quizás sea el otro gran problema de MADRE/ANDROIDE: la nula química que parece haber entre los protagonistas. Si bien Moretz –a quien se la ve bastante adulta y madura, ya no es la actriz adolescente que todos conocimos– es una gran intérprete que trata de ponerse al hombro la historia, Smith es un actor y hasta un personaje un tanto parco y poco expresivo con el que es difícil conectar. En cierto modo, la película parece ser más una historia de amor entre una madre y su hijo/a por nacer que entre ellos dos.

Más allá de las obvias y claras referencias bíblicas (desde la Navidad al nacimiento del niño pero, especialmente, la épica sacrificial tipo Moisés cruzando el desierto que tiene la historia), MADRE/ANDROIDE no logra construir un drama lo suficientemente atractivo entre sus tres o cuatro muy buenas escenas de suspenso que aparecen, a cuentagotas, cada media hora o más de inane narración. Dicho de otro modo: no es ni HIJOS DEL HOMBRE ni plantea dilemas existenciales de la ciencia ficción robótica al estilo TERMINATOR. Avanza más por lógica espacial (hay que llegar a Boston) que por otra cosa.

Un claro producto pandémico –los vacíos bosques y otros minimalistas escenarios post apocalípticos con apenas un par de actores en plano han sido utilizados hasta el cansancio en estos años–, la película de Tomlin difícilmente tenga el éxito de aquel film de terror con Emily Blunt o aún el de BIRD BOX, otro modelo exitoso que se busca imitar aquí. Cuando las ideas se copian y repiten con mínimas variaciones hasta el cansancio, los resultados terminan siendo similares a los de una «comida recalentada» varias veces: cada vez tienen menos sabor que la anterior.