Estrenos online: crítica de «I Love America», de Lisa Azuelos (Amazon Prime Video)

Estrenos online: crítica de «I Love America», de Lisa Azuelos (Amazon Prime Video)

Esta comedia romántica tiene como protagonista a Sophie Marceau como una directora de cine francesa que viaja a los Estados Unidos a probar suerte allí. Estreno de Amazon Prime Video.


La prueba –una más y van– de que las plataformas de streaming no necesariamente aparecieron para mejorar y expandir el tipo de películas que llegan a los espectadores está en películas como I LOVE AMERICA, una fantasía romántica francesa sobre una mujer de 50 años que viaja de Paris a Los Angeles a intentar una nueva vida y cumple allí con la versión más banal –o la más convencional, si se quiere– del «sueño americano».

Todo arranca de una manera relativamente propicia y muy francesa. Lisa es una niña pequeña que vive, a principios de los ’70, en una casa campestre más con su abuela que con su madre, que parece no querer saber nada con ella. La película avanza hasta la actualidad y Lisa (ya interpretada por la diva Sophie Marceau) ya es una mujer madura y separada con dos hijas adultas que ha decidido recomenzar su vida en los Estados Unidos, más precisamente en Los Angeles, ya que es el lugar que ha aprendido a amar gracias al cine, ya que sus películas favoritas parecen transcurrir allí.

Al llegar a Los Angeles se reúne con Luka (Djanis Bouzyani) quien, por algún motivo, es su gran amigo de la vida. Se trata de un hombre más joven, gay, que vive muy cómodamente en las colinas de Los Angeles aparentemente de su trabajo como performer en un club nocturno de la ciudad. ¿Dije que Lisa era directora de cine? No, cierto, porque es un tema que se presenta de entrada como importante pero que luego es olvidado casi por completo.


Luka introduce a Lisa en el mundo de las aplicaciones de citas, que son toda una extrañeza para ella por su edad y porque, asegura, en Francia no se usan tanto. Y de ahí en adelante veremos, en paralelo, algunas citas de Lisa con hombres norteamericanos y los problemas románticos de Luka. Más allá de algunos simpáticos apuntes ligados a cuestiones culturales que los franceses no entienden de los norteamericanos y viceversa, no habrá mucho para encontrar acá más que algunas bromas banales y las idas y vueltas romántico/sexuales propias de este tipo de encuentros.

Y para que no nos olvidemos de su lado francés, Lisa volverá un par de veces a París y la película forzará escenas de su pasado a la historia: su relación con su padre, de quien aprendió el amor por el cine, y el presente con su madre, con la que intenta «destrabar» una complicada relación de toda la vida. Por decisión del guión, debemos suponer que acomodar de algún modo esa situación ayudará a Lisa a llevarse mejor con los hombres que se acercan a su vida.

Más allá de la encantadora presencia de la actriz de CORAZON VALIENTE no hay demasiado para rescatar en esta comedia romántica que avanza con la estética de una publicidad de perfumes y la inteligencia dramática de un mal episodio de SEX AND THE CITY. Supongo que existe un mercado para este tipo de productos, pero lo que fastidia de la película en sí es el mínimo esfuerzo que se ha puesto en hacer algo que vaya más allá de acumular un cliché atrás de otro.

Bouzyani puede ser simpático y hasta convincente en su fascinación con «América» mientras que Marceau no tarda en acomodarse a cierto estilo norteamericano de amabilidad que a ella le resulta más interesante que el «frío, gruñón y seco» estilo de sus connacionales. Pero al ver la película es imposible no añorar cualquier tipo de romance más afrancesado. Preferentemente con gente que fuma Gauloises uno tras otro y lee a Sartre sin salir nunca de la cama.