Series: crítica de «Supernova», de Ana Katz (Amazon Prime Video/Canal 9)

Series: crítica de «Supernova», de Ana Katz (Amazon Prime Video/Canal 9)

Las vidas de tres jóvenes que rondan los 30 años y que lidian con diversas crisis son el centro de esta comedia dramática (¿serie?, ¿película?) de la realizadora de «Sueño Florianópolis». En Amazon Prime Video y Canal 9 (en Argentina).


La vieja discusión de películas versus series, sobre las diferencias entre cine y televisión, bien podrían saldarse viendo SUPERNOVA, una serie en cuatro episodios de media hora que, en cuestiones de duración, bien podría ser una película. Pero por la manera en la que está estructurada su trama, hay algo en su construcción que no se ajusta del todo al formato cinematográfico y que funciona mejor de este modo episódico. Eso, al menos, en términos de guión. En lo formal y actoral no hay muchos cambios: SUPERNOVA es un «producto» 100 por ciento Ana Katz.

Es cierto que el cine de la directora de EL JUEGO DE LA SILLA muchas veces tuvo carácter episódico. Sin ir más lejos, su último y justamente celebrado film EL PERRO QUE NO CALLA funcionaba de ese modo, como una serie de capítulos y/o viñetas que mostraban a un joven a lo largo de varios años de su vida. Acá el tiempo es más acotado y el protagonista no es uno solo, sino tres. Todos atravesando un momento complicado de sus vidas que se vuelve aún más dificultoso por problemas de salud.

La protagonista principal es Nicolasa (Johanna Chiefo, también productora y generadora de la «idea original»), una chica que trabaja como modelo XL y que se la pasa yendo de un casting para publicidad a otro. Como le resulta difícil vivir de eso, su trabajo cotidiano es preparar y salir a vender por los negocios del barrio unas ricas empanadas tucumanas. Saliendo de uno de esos castings se dobla fuertemente el pie, situación que podría impedirle conseguir un papel pero que a su vez la acerca a un médico (Ignacio Sánchez Mestre) con el que parece que podría «pasar algo».


June (el actor y cantante italiano residente en Argentina Ruggero Pasquarelli) es un amigo cercano de Nicolasa, diabético, que se comunica con un grupo de gente online que cree que la enfermedad se puede curar sin medicamentos y comiendo mucha… papaya. Ese combo raro termina conectándolo con José, el simpático y amable verdulero de su barrio, con el que hay una clara atracción sexual. El chico se moverá entre sus malas decisiones con la enfermedad, su compleja relación con José y sus problemas con su padre, que no acepta su sexualidad.

La tercera protagonista es Mimí (Carolina Kopelioff), una actriz e influencer famosa que parece vivir pendiente de sus canjes y su romance con el productor de la novela en la que trabaja (Diego Cremonesi), que le promete que dejará a su esposa por ella pero nunca lo hace. Un día, en plena grabación, Mimí empieza a sufrir un tic nervioso en sus ojos, que parpadean insistentemente, y tiene que abandonar su trabajo, lo que la lleva a replantearse toda su carrera. Mimí es, además, prima de Nicolasa y amiga de June. Y los tres juntos comparten juntos muchas de las cosas que les suceden.

Con el correr de los episodios, cada uno irá atravesando más problemas. Nicolasa tiene una difícil relación con su padre (Luis Ziembrowski), una un tanto mejor con la nueva mujer de él (Inés Estévez) e inicia una curiosa amistad con una taxista (Marina Bellati), que la saca de una situación complicada. Conflictos con el dinero, con la «gordofobia» y los propios miedos de la chica a la hora de relacionarse con los demás, conformarán su panorama, que pronto se extenderá al de sus amigos. Nancy Dupláa, en tanto, completará el elenco como la divertida madre de Mimí, una mujer que disfruta de los beneficios de la fama de su hija y que no sabe bien qué hacer cuando la chica decide dejar todo.

SUPERNOVA intenta –y logra– ser un divertido pero no banal muestrario de las vidas de un grupo de jóvenes que rondan los 30 años y que atraviesan una etapa en la que van avanzando con sus vidas y sus carreras pero no terminan de ser del todo independientes de sus padres. La relación con la salud, en cada caso, es un tema importante, que los desafía permanentemente. Si bien Nicolasa parece estar cómoda con su peso, la fama que le da una publicidad en la que trabaja la pone ante la mirada a veces brutal de los demás. Para June –cuyo personaje es el menos desarrollado de los tres– pasa lo mismo con su diabetes, enfermedad que acaso usa para lidiar con otras dificultades, especialmente las ligadas a la relación con su padre. El caso de Mimí es similar: su cuerpo le juega una mala pasada, o le avisa, que hay cosas en su vida que no está manejando bien.

Se trata de una serie que bien podría continuar por más temporadas centrándose en las aventuras de estos personajes, especialmente el de Nicolasa, cuya problemática define los temas de SUPERNOVA. Es una chica que pasa del optimismo a la amargura, de la furia a la conciliación, y que puede ser amable y generosa un momento para luego tener actitudes un tanto bruscas o despiadadas. Y algo parecido pasa con los demás. Son tres jóvenes que lidian con problemas que en el momento parecen no tener solución pero que se atraviesan mejor con la ayuda de sus compañeros y compañeras de ruta. Y SUPERNOVA, con un humor no exento de cierta agonía existencial –tema que es central a toda la obra de Ana Katz– lidia con ese momento en la vida en el que hay que aprender que algo de verdad hay en aquella frase hecha que dice que toda crisis es también una oportunidad. ¿De qué? Bueno, para saber eso hay tiempo…


SUPERNOVA se podrá ver a partir del 8 de julio de 2022 exclusivamente en Amazon Prime Video para toda Latinoamérica y los Estados Unidos, y por televisión abierta, sólo en Argentina, a través de Canal 9.