Estrenos online: crítica de «Jung_E», de Yeon Sang-ho (Netflix)

Estrenos online: crítica de «Jung_E», de Yeon Sang-ho (Netflix)

En un futuro de enfrentamientos bélicos, una organización intenta crear un robot soldado perfecto usando el cerebro de una heroína militar que está en coma. Del director de «Estación zombie», estrena Netflix el 20 de enero.

El comienzo de JUNG_E es bastante tramposo. Inteligente y original, pero hace suponer que veremos una película muy distinta de lo que finalmente es. Y esa trampa, curiosamente, funciona. Los fans del cine de acción puro y duro, más cercano a los formatos del videojuego, quizás se sentirán decepcionados al ver que el director coreano de ESTACION ZOMBIE (TRAIN TO BUSAN) tiene otros planes en mente. Pero a la larga son beneficiosos para la película, que será una superproducción llena de efectos especiales pero que está más influenciada por los formatos de ciencia ficción especulativa y literaria de films como BLADE RUNNER, ROBOCOP o EL VENGADOR DEL FUTURO.

Todo comienza con una larga y complicada explicación que nos pone en contexto. No es realmente importante entenderla bien, pero lo fundamental a tener en cuenta es que la Tierra se ha inundado a causa del calentamiento global, que casi toda la humanidad se ha mudado a estaciones espaciales y que allí comenzó una guerra entre dos facciones que combaten desde hace años entre sí y que también se disputan el control del viejo planeta. Es un panorama cercano al de TERMINATOR y aquí nos metemos en él directamente, en plena acción, ya que seguimos a una muy efectiva soldado a la que llaman Jung_E (interpretada por Kim Hyun-joo), que liquida sin dudas a todo tipo de androides y extrañas criaturas con ruedas que la tienen en su mira.

Pero finalmente la matan. O bueno, en realidad no, porque ahí nomás nos damos cuenta que lo que vimos es una simulación, una batalla virtual entre un prototipo de robot que están probando para combatir a la facción rebelde, y que los que la han creado están fastidiosos con que, otra vez, haya sido vencida. Esta «soldado perfecta» tiene una particularidad: tiene el «cerebro» de una verdadera soldado llamada Yun Jung-yi que está en coma hace 35 años tras perder en esa misma batalla que hoy están reproduciendo y tratando de superar. Han tomado la información de allí y mediante un proceso de clonación/inteligencia artificial se la incorporan a un androide que actúa, supuestamente, como ella lo haría. Pero el asunto no termina de funcionar como quieren.


Una de las principales responsables del proyecto es Yun Seo-hyun (la actriz Kang Soo-yeon, que falleció en mayo pasado tras terminar este rodaje), una científica que no es otra cosa que la hija de Jung-yi. Ella es la que tiene que supervisar el «traslado» de la mente de su madre a estos androides y tratar de entender qué es lo que no funciona. No es su único problema. Por un lado, Seo-hyun tiene una salud delicada y, por otro, advierte que los máximos responsables del proyecto quizás tengan otras ideas e intereses a los de ella. A eso hay que sumarle otra cosa, acaso la más importante de todas: todo el proyecto la acerca de algún modo a su madre, quien está en coma desde que ella era niña. El recuperarla, aún de esta manera extraña, produce en Seo-hyun emociones y conflictos que no sabe bien cómo manejar.

JUNG_E existe a fines del siglo XXII, en un mundo en el que androides y robots se mezclan con los humanos (como en muchas películas de ciencia ficción, varios personajes no imaginan ni sospechan que en realidad son androides), de caóticas ciudades futuristas con veloces transportes aéreos, una atmósfera de conflictos políticos ligados a las constantes guerras y diferencias económicas que definen las posibilidades de «eterna vida digital» de las personas, además de intereses personales en juego. Pero si bien Yeon mostrará su talento para las escenas de acción en esa primera secuencia y en una segunda, aún más larga y espectacular, que ocupa los últimos 20-25 minutos de película, el resto del film estará más cerca del drama humano entre una hija y algo que podría o no ser su madre.

Más allá de algunos apuntes humorísticos que no funcionan del todo bien (son, de todos modos, un clásico de las superproducciones coreanas y uno ya sabe que son inevitables), JUNG_E es una inteligente y humana perspectiva respecto al futuro y a la inteligencia artificial, claramente deudor de la literatura de Philip K. Dick. Su apuesta por centrarse en el lado personal de la historia no afecta al impacto visual del mundo que Yeon ha creado. Se trata de una película con un espectacular diseño de producción y grandes escenas de acción que, seguramente, seguiremos viendo en secuelas y más secuelas. En ese sentido, JUNG_E funciona como punto de partida, como la elegante presentación de un universo que se explotará hasta el cansancio a lo largo de otras películas.