Estrenos online: crítica de «Meet Cute», de Alex Lehmann (Amazon Prime Video)

Estrenos online: crítica de «Meet Cute», de Alex Lehmann (Amazon Prime Video)

Esta comedia romántica protagonizada por Kaley Cuoco y Pete Davidson tiene una premisa similar a «Hechizo del tiempo» y se centra en una mujer que quiere repetir una y otra vez la misma primera cita con un hombre. En Amazon Prime.

El recurso narrativo que ya todos conocemos como el «del Día de la Marmota», utilizado en la película GROUNDHOG DAY (HECHIZO DEL TIEMPO), de Harold Ramis, tiene una nueva variante en MEET CUTE, una comedia más dramática de lo que parece, protagonizada por Kaley Cuoco y Pete Davidson. La estrella de THE BIG BANG THEORY y el célebre comediante famoso por su paso por SATURDAY NIGHT LIVE (y por otros asuntos de su vida personal) ponen en juego aquí una mecánica similar a la que Bill Murray manejaba con Andie McDowell en aquel clásico de 1993. Solo que en esta historia es ella la que vive una y otra vez el mismo día en el que intenta «conquistar» a un tipo en un bar. En esta efectiva y simpática comedia, de todos modos, el asunto tendrá sus diferencias con aquel film.

La cuestión arranca con el temita del viaje en el tiempo ya en marcha. Tardamos apenas unos minutos en darnos cuenta que Sheila (Cuoco) está siguiendo una táctica ya probada muchas otras veces para que Gary (Davidson) le preste atención en un bar lleno de gente en Manhattan. Allí le hablará, pedirá algo para tomar, tendrá «asombrosas coincidencias» que a él la maravillan, caminarán por la ciudad, se contarán historias de vida e irán a cenar a un restaurante. Sheila le dice todo el tiempo que es una «viajera en el tiempo» y, obviamente, él se ríe y no le cree. Pero pronto queda claro que es cierto. Y que lo que está tratando de hacer es vivir, en loop, un día que ella considera perfecto.

Pero lo que es perfecto para ella quizás no lo sea para él. O, a partir de cosas que iremos sabiendo de su vida, ni siquiera para ella. A lo largo del film (que en América Latina se llama GUSTO EN CONOCERTE, OTRA VEZ y en España se lo conoce como UNA CITA CASI PERFECTA) iremos viendo cómo funciona el sistema que le permite vivir las mismas 24 horas una y otra vez, conoceremos también los motivos por los que lo usa de ese modo y, de a poco, entraremos también en la historia desde la perspectiva del tímido Gary, que se deja llevar por la avasalladora Sheila pero que también tiene «sus cosas».


La manera en la que Sheila viaja en el tiempo está jugada desde el absurdo (ya verán cómo), pero el problema es que las reglas del viaje en sí no quedan del todo claras en función de las decisiones que irá tomando con el paso de las citas. A diferencia de lo que pasaba en HECHIZO DEL TIEMPO, Sheila no parece tener necesidad de ir más allá de esa repetida cita que tiende a quedar en un «continuará» (si vieron aquel film, Murray fracasaba una y otra vez en su intento de conquistar a McDowell) sino que se la ve muy satisfecha con llegar hasta un punto, rebobinar y revivir todos los días esa conquista sin que nunca pase de ahí. Sabe o supone que todo lo que pueda pasar de allí en adelante terminará mal. Y es mejor, cree, quedarse viviendo eternamente en esa primer cita. ¿Pensará Gary lo mismo? ¿No se cansará ella, en algún momento, de tener los mismos diálogos, ir a los mismos lugares, pasar por las mismas experiencias?

La idea de reiterar la magia de la primera cita sin tener que vivir las experiencias probablemente complicadas que vendrán después parece propia de una comedia romántica simpática y amable. Pero aquí, de a poco, va apareciendo un costado más oscuro ligado a los motivos de esa obsesión. Historias personales difíciles, traumas familiares un tanto básicos y hasta un (absurdo) costado criminal se mezclarán en una trama a la que mejor no pedirle lógica sino sentarse a disfrutar del carisma de los protagonistas y de su relación. Y acá lo que sucede es que, si bien cada uno de ellos puede ser muy simpático individualmente, no logran convertirse en una dupla del todo creíble. Es una pequeña dificultad que impide que MEET CUTE tenga la esperada potencia, especialmente cuando se pone más emotiva.

De todos modos, el realizador de BLUE JAY y PADDLETON logra construir una película querible, apropiada para lo que uno espera ver, digamos, un fin de semana en una plataforma de streaming. MEET CUTE es una comedia romántica con un regusto oscuro –como lo es la de Ramis, u otras de similar temática, como PALM SPRINGS y COMO SI FUERA LA PRIMERA VEZ–, una que se pregunta qué es lo que queremos del amor, que rol cumple en nuestras vidas y hasta qué punto pensamos en lo que quiere o necesita la otra persona cuando vivimos una historia de ese tipo. Una primera cita exitosa puede ser un momento extraordinario en la vida de cualquiera, pero ¿se puede vivir todo el tiempo adentro de una? ¿O habrá que animarse alguna vez a ver qué pasa después?