Esta extraordinaria fábula georgiana parte de una complicada historia de amor para armar un cálido y bello homenaje al cine, a los perros y al fútbol.