Más oscura y densa que la primera temporada, la serie producida, protagonizada y ocasionalmente dirigida por Bill Hader se adentra en los conflictos personales de un sicario que quiere dejar la vida del crimen para dedicarse… a la actuación.