Guillermo Francella interpreta al encargado de un coqueto edificio porteño que empieza a manipular a los propietarios cuando se entera que lo quieren despedir para construir una piscina.