Streaming: crítica de “Aniquilación”, de Alex Garland

Streaming: crítica de “Aniquilación”, de Alex Garland

por - Críticas, Estrenos, Streaming
12 Mar, 2018 12:55 | comentarios

La nueva película del director de “Ex Machina”, disponible en Netflix, tiene como protagonista a Natalie Portman en el rol de una científica que, junto a un grupo de mujeres, ingresa a una misteriosa zona que ha sido afectada por la caída de un meteoro y en la que la naturaleza se comporta de manera muy extraña. Un por momentos asombroso filme que combina un tipo de ciencia ficción existencial a la Andrei Tarkovsky con elementos de “película de monstruos” y que deja al espectador con más preguntas que respuestas.

Los nostálgicos de la época en la que la ciencia ficción cinematográfica rondaba más cerca del reino de las ideas que de las peleas y en la que su relación con la literatura era más cercana que hoy, seguramente encontrarán en ANIQUILACION un motivo para seguir creyendo que hay esperanzas todavía en el género y que no todo ha sido “aniquilado” por superhéroes y creaciones similares. Basándose en la reconocida novela de Jeff VanderMeer, primera parte de una trilogía, el director de EX MACHINA (otra película que puede encolumnarse en esta fila) retoma ese tipo de ciencia ficción existencial y perturbadora que solía darnos pesadillas cuando éramos niños a los que hoy pasamos los 40 pero tratando a la vez de mantener en vilo a un espectador más acostumbrado al gore y al combo de acción/violencia del cine de género del siglo XXI.

Es cierto que no es el único en hacerlo, pero tengo la impresión que Garland ha logrado algo que filmes como BLADE RUNNER 2049 o LA LLEGADA, ambas del hoy consagrado Denis Villeneuve, no han podido: combinar su reconocible complejidad temática con un amor/cariño por el género en sus versiones acaso más bastardas. Esto es: ANIQUILACION puede apreciarse casi como una película de aventuras de Clase B rodeada de una serie de ambiciosos temas de orden filosófico pero en la cual no se ha abandonado del todo el deseo por hacer sucumbir al espectador a placeres audiovisuales como miedo, tensión y sorpresa. Mi sensación es que, a diferencia de aquellas, no es una película “pomposa”: si bien lleva su densidad temática con orgullo la trafica entre códigos del más puro género.

Uno podría citar títulos y autores para dar una idea del tipo de película que ANIQUILACION es diciendo que tiene elementos de la ciencia ficción existencial de Andrei Tarkovsky (STALKER: LA ZONA y SOLARIS, pero más que nada la primera) combinada con ejemplares de “monster movies” como ALIEN o DEPREDADOR –y hasta de monstruos humanos, como APOCALYPSE NOW— pero a la vez hay elementos que la distancian de todas ellas y que se revelarán con el correr de los minutos. Lo que hace Garland, especialmente en la última parte del relato, es desdoblar las expectativas de una manera que es coherente con la tradición del género pero no con las tendencias actuales de practicarlo.

El filme comienza con una confundida y aparentemente golpeada Lena (Natalie Portman) tratando  de dar explicaciones acerca de lo que sucedió en una misión de la cual ella parece ser la única sobreviviente. Garland pronto retomará -a partir del relato de Lena– la trama desde el principio para mostrarla a ella como una bióloga que estudia el comportamiento celular y enseña a sus alumnos sobre temas cancerígenos. Sabremos luego que su marido (Oscar Isaac) es un militar que no ha vuelto de una misión en un año y que ella está deprimida, incapaz de superarlo. Pero una noche él reaparece. Es él, sí, pero no del todo. No solo se comporta de manera extraña sino que en un momento empieza a sangrar profusamente.

Todo el caos que se produce lleva a que Lena termine en la llamada Area X, una zona en Florida donde se está desarrollando una investigación secreta, a mitad de camino entre LA LLEGADA, STRANGER THINGS y un episodio de THE X-FILES. Allí se investiga lo que está pasando frente a sus ojos, lo que ellos llaman “the Shimmer”, un área creciente en tamaño en la que se están produciendo fenómenos extraños a partir de la caída de un meteoro. La gente de la zona ha sido evacuada y ninguno de los grupos expedicionarios ha salido vivo de ahí, a excepción del marido de Lena, que está en un estado comatoso. Una nueva misión se prepara para ir allí, una integrada por cuatro mujeres, a las que Lena –que, convenientemente, además de bióloga fue militar por siete años– se suma. Todas brillantes intelectualmente (una psicóloga, una doctora, una antropóloga y así) y todas emocionalmente perturbadas por distintas situaciones de sus vidas.

ANIQUILACION se centrará de ahí en más en las desventuras de este quinteto de mujeres dentro de esa “zona”, en la que encontrarán que las cosas –incluyendo la propia naturaleza– funcionan de manera bastante distinta a lo normal. Una mutación, digamos, de la Tierra, en la que nada es del todo lo que parece y ni siquiera podemos confiar en las propias heroínas. Es que nadie sabe si los grupos previos perecieron por algo que hay allí dentro o si enloquecieron y empezaron a matarse entre ellos. Y a ellas, vamos rápidamente viendo, les puede suceder lo mismo ya que los síntomas no tardan en aparecer.

Garland aprovecha esta estructura a lo Joseph Conrad y EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS para plantear temas clásicos de la ciencia ficción de todas las épocas, dilemas existenciales que son acaso excesivamente abarcadores pero que casi siempre se encuadran dentro de la lógica del relato, sin estar demasiado “impuestos” por el guion. Es una película que puede hablar de la enfermedad (la mutación, el cáncer), de las relaciones humanas (quien es, realmente, el otro con el que vivimos; quién es uno) y hasta de la propia existencia cambiante del planeta, a veces en la misma escena o situación. Los temas de índole personal de todas las protagonistas no son lo suficientemente explorados pero funcionan con la misma lógica: el mundo parece existir como una creación basada en sus miedos y deseos, sus traumas, culpas y fantasías. Quizás nada de lo que vemos sea real o bien, por eso mismo, todo lo es.

Como su propia EX MACHINA o MOON (otra brillante muestra de este tipo de ciencia ficción, dirigida por Duncan Jones, cuya nueva película MUDO está también en Netflix pero es una completa decepción), ANIQUILACION apuesta más por las preguntas inquietantes que por las respuestas tranquilizadoras. Sin llegar a ser lo audaz y avanzada que fue hace unos años la sorpendente UNDER THE SKIN, la película del escritor y guionista británico apuesta a atrapar y a intrigar a un público que busca en la ciencia ficción –bah, en el cine– la posibilidad de acceder a universos desconocidos y a replantearse la propia lógica de lo que lo rodea. No es, lamentablemente, la mayoría (de otro modo Paramount habría distribuido este filme en salas en vez de vendérselo a Netflix para todo el mundo salvo Estados Unidos), pero del posible éxito de películas como estas depende que el género no quede reducido solo a historias de superhéroes y combates intergalácticos.

Desde el 12 de marzo en Netflix