Lo mejor de 2014: cine (estrenos nacionales)

Lo mejor de 2014: cine (estrenos nacionales)

por - Críticas
13 Dic, 2014 04:29 | comentarios

Según el sitio Cinenacional.com se estrenarán cuando culmine el año en la Argentina 164 filmes nacionales, una cifra récord y a la vez completamente absurda para la absorción y la capacidad de cualquier espectador de ver siquiera una mínima parte de esos estrenos. Esta discusión se ha dado muchas veces: buena parte de esos estrenos son […]

jaujaSegún el sitio Cinenacional.com se estrenarán cuando culmine el año en la Argentina 164 filmes nacionales, una cifra récord y a la vez completamente absurda para la absorción y la capacidad de cualquier espectador de ver siquiera una mínima parte de esos estrenos. Esta discusión se ha dado muchas veces: buena parte de esos estrenos son los que se denominan «técnicos» y sirven para que muchas de esas películas puedan cobrar el subsidio correspondiente al año en curso y para las que el tema «espectadores» es completamente irrelevante. No digo que esas películas no deban existir, pero tengo la impresión que el «tecnicismo» de su estreno comercial debería ser obviado y reemplazado por una exhibición en INCAA TV o en algún formato online.

Esas películas son las que llevan a algunos informes –como los publicados en La Nación las últimas semanas– a equivocar el camino de la denuncia y pensar que el problema es que en la Argentina se hace cine que la gente no ve. Y no es, ése, realmente el problema. Es loable, idealmente, que el Estado invierta en un cine que cubra necesidades culturales sin que sea prioritario o central la cantidad de espectadores que cada película lleve. De documentales sobre pueblos en la Patagonia a películas sobre una comunidad boliviana en Buenos Aires –por citar al azar algunos ejemplos de muy buenas películas vistas seguramente por poca gente–, es sano que existan esas películas aunque las vean 200 personas. Lo que no es tan «sano» es que se hagan películas sin ningún interés cultural ni comercial y que, encima, sean las que se llevan buena parte del dinero que la Ley ofrece a la producción cinematográfica, dinero que muchas veces siquiera gastan. Esas películas sirven para el récord, sí, pero también para las denuncias y esa mirada que hace pensar a gran parte de la gente que hay algo raro en todo eso. Y sí, lo hay… Por no hablar de la cantidad de dinero que en vez de ser invertido en cine como exige la ley se usa para «gastos internos» de la institución.

mauro2Y si yo, que trabajo como crítico y programador, vi unas 60 de esas 164 películas –muchas me entero de su existencia cuando leo los listados de fin de año– no quiero imaginar cuántas vieron los espectadores casuales: ¿3, 5, 10?. Las cifras anuales, al final, cerrarán con un par de datos engañosos, como un alto porcentaje de espectadores de cine argentino que –sostenido por los que vieron RELATOS SALVAJES, BAÑEROS 4, EL MISTERIO DE LA FELICIDAD y SOCIOS POR ACCIDENTE, más otras cinco películas que pasaron los 100 mil espectadores– rondará el 18% y superará al de 2013 que anduvo por el 15%. Quiten los 3,4 millones de espectadores de la película de Damián Szifron del medio y ese porcentaje bajaría al 10, 11%.


Ahora, vamos por las buenas noticias. Fue un muy buen año de cine argentino, en el que se combinaron grandes películas, éxitos comerciales y una inusual cantidad de títulos en festivales internacionales, muchos de ellos muy buenos. Si sumamos películas que se vieron en festivales y aún no se han estrenado (LA PRINCESA DE FRANCIA, FAVULA, RAGAZZI, LULU, EL 5 DE TALLERES, LA VIDA DE ALGUIEN, ALGUNAS CHICAS, J’AI OUBLIE, etc, etc) la impresión es aún más favorable. De todas las cinematografías latinoamericanas, sin duda la argentina fue la que más peso tuvo en el año internacionalmente y títulos locales fueron seleccionados (aunque no ganaron muchos premios) por festivales grandes y/o importantes como Rotterdam, Berlín, Cannes, Marsella, Locarno, San Sebastían, Toronto, Roma y Viena, con Venecia como casi la única excepción. Es innegable que el talento está…

Dos_disparos_Rejtman_1Hubo películas de autor, de gran público, de las llamadas «exigentes» o «festivaleras», muy buenos documentales y, realmente, este año no me costó ningún esfuerzo hacer un Top 20 y podría haberme estirado más aún. Hay gran cine y hay muy buenos cineastas. Lo difícil se ha vuelto encontrarlos en el montón de ruido blanco que es el sistema de estrenos en la Argentina y que impide que esas películas tengan, muchas veces, la repercusión que se merecen.

Aquí, entonces, un Top 20 más cinco menciones especiales del cine argentino estrenado «comercialmente» en el país durante 2014. Hay títulos que faltan porque no los vi o porque los consideré estrenados otros años o porque, sinceramente, no tengo muy en claro si se estrenaron o no y aparecerán, tal vez, en 2015. Pero de lo que pude dilucidar, acá hay para mí un Top 20 más que digno. Como siempre, están invitados a poner sus propias listas de estrenos nacionales (Top 10, Top 20, Top 100 o Top 1) en los comentarios.

 

Menciones especiales (sin órden específico):

-TRES D, de Rosendo Ruiz
-DESHORA, de Bárbara Sarasola Day
-AL FIN DEL MUNDO, de Franca González
-ALGUNOS DIAS SIN MUSICA, de Matías Rojo
-EL CRITICO, de Hernán Guerschuny

lapazenba20.- LA PAZ EN BUENOS AIRES, de Marcelo Charras (link)

19.- EL ARDOR, de Pablo Fendrik (link)

18.- LOS TENTADOS, de Mariano Blanco (link)

17.- HISTORIA DEL MIEDO, de Benjamín Naishtat (link)

16.- BOCA DE POZO, de Simón Franco (link)

15.- ESCUELA DE SORDOS, de Ada Frontini (link)

14.- EL OJO DEL TIBURON, de Alejo Hoijman (link)

13.- EL ESCARABAJO DE ORO, de Alejo Moguillansky y Fia-Stina. Sandlund (link)

12.- LOS DUEÑOS, de Ezequiel Radusky y Agustín Toscano (link)

11.- EL COLOR QUE CAYO DEL CIELO, de Sergio Wolf (link)

 

Aire_Libre1_210.- AIRE LIBRE, de Anahí Berneri (link)

9.- RELATOS SALVAJES, de Damián Szifron (link)

8.- LA TERCERA ORILLA, de Celina Murga (link)

7.- ATLANTIDA, de Inés María Barrionuevo (link)

6.- REFUGIADO, de Diego Lerman (link)

5.- EL ROSTRO, de Gustavo Fontán (link)

4.- CARTA A UN PADRE, de Edgardo Cozarinsky (link)

3.- DOS DISPAROS, de Martín Rejtman (link)

2.- MAURO, de Hernán Rosselli (link)

1.- JAUJA, de Lisandro Alonso (link)