San Sebastián: «Evolution», de Lucile Hadzihalilovic

San Sebastián: «Evolution», de Lucile Hadzihalilovic

por - Críticas
19 Sep, 2015 07:37 | comentarios

Cada vez más resulta difícil ver películas realmente originales en los festivales de cine. Los formatos prestablecidos que ocupan lugares en las distintas competencias internacionales están tan marcados que raramente algo se sale por completo de la norma. EVOLUTION es una de esas películas. Difícil compararla –cualquier suma de referencias no le hace justicia–, difícil […]

EvolutionCada vez más resulta difícil ver películas realmente originales en los festivales de cine. Los formatos prestablecidos que ocupan lugares en las distintas competencias internacionales están tan marcados que raramente algo se sale por completo de la norma. EVOLUTION es una de esas películas. Difícil compararla –cualquier suma de referencias no le hace justicia–, difícil adivinar para dónde va, qué es, qué se trae entre manos y, sobre todo, posee un nivel cinematográfico pocas veces visto.

La nueva película de la directora de INNOCENCE (su primera desde aquella, once años atrás) es un misterio de principio a fin. Una suerte de fábula de terror físico, una película de suspenso biológico, un relato de ciencia ficción espeluznante. EVOLUTION es todo eso y nada de eso. Es una película política, poética y polémica, de esas que no dejan a nadie indiferente. En San Sebastián fue recibida con una mezcla de amor y odio, lo cual era previsible ya que es una propuesta enrarecida y aquí buena parte del público (y de la crítica) no se caracteriza por su pasión por el riesgo estético.

evolution-lucile-hadzihalilovicSi tengo que pensar una referencia para EVOLUTION diría que es David Cronenberg y tal vez un poco David Lynch y un tanto esa maravillosa extravagancia llamada UNDER THE SKIN. Pero no es suficiente. La extraña historia transcurre en un pueblito costero (está filmado en Lanzarote pero no es un lugar del todo «real») en el cual parecen solo vivir madres con sus hijos pequeños. El protagonista es un niño de diez años que, metiéndose en el mar, descubre un cadáver de otro niño de su edad. Se lo cuenta a su madre, ella investiga pero dice no encontrar nada. La relación entre esa extravagante madre y ese hijo es rara: viven en una casa sin casi mobiliario, comen comidas extrañísimas y el chico vive tomando unas medicinas por una enfermedad que nunca se explica.


De a poco iremos descubriendo qué es lo que sucede en esa casa, en esa isla y en esa extraña sociedad en la que viven estas mujeres y estos niños que pueden o no ser madres e hijos. Mejor no adelantar demasiado pero digamos que ciertos experimentos físicos sobre la reproducción humana están teniendo lugar allí y que el filme los exhibe de una manera entre cruenta y misteriosa, como si fuera una suerte de laboratorio extravagante dirigido por alguien que vio varias veces PACTO DE AMOR.

evolution-lucile-hadzihalilovic-torontoLa película se centrará luego en la relación que el niño empieza a tener, una vez que comienzan a experimentar sobre él en este oscuro y extraño laboratorio, con una de las «enfermeras» del lugar que se encariña con el chico más de lo conveniente. Junto a ellos –y a los sueños, pesadillas o realidades vividas como tal por el chico– iremos entendiendo qué es lo que pasa allí y cómo funciona esta extraña sociedad.

Climática, subyugante, un poco fuerte para los que prefieren evitar ver órganos vitales en plano detalle, pero siempre generando en el espectador la sensación de que estamos ante un mundo tan original como apasionante, EVOLUTION es una verdadera joya, de las pocas películas que todavía son capaces de inventar mundos nuevos en el cine de hoy. Entrar en ella es meterse de lleno en un universo paralelo y asombroso. Salir de ella, no lo sé. Todavía no he logrado hacerlo…