Berlinale 2021: crítica de «Nous», de Alice Diop (Encounters)

Berlinale 2021: crítica de «Nous», de Alice Diop (Encounters)

En este documental, la realizadora recorre los barrios que son atravesados por un tren que cruza los suburbios de París para centrarse en las vidas de un heterogéneo grupo de personas que viven en esas áreas.


El concepto regidor no es del todo claro viendo la película y quizás haya que leer sus notas de prensa para enterarse que NOUS es un documental cuyo recorrido geográfico está marcado por la ruta del tren urbano parisino RER B que atraviesa la capital francesa y sus suburbios de norte a sur, haciendo un cruce casi clínico por el medio de la ciudad, uno que también define muchas diferencias económicas y sociales entre sus habitantes. Lo que hace aquí la realizadora Diop y su equipo es elegir distintos puntos de ese mapa suburbano, ir deteniéndose en varios de ellos y retratando a personajes que viven allí. Ese «Nosotros» del título representa exactamente eso: un recorte específico a través de una ciudad que incluye a un montón de personas que habitualmente no vemos representadas.

El desarrollo de NOUS es episódico y raramente especifica donde estamos, por lo que habrá que conocer el lugar (o leer) para saber que el film pasa por Roissy, Bourget, Gif-sur-Ivette y Chevreuse, entre otras localidades cercanas a París. Se trata de ir conociendo gente a la vera del camino, como es el caso de Ismael, un mecánico nacido en Mali que trabaja hace años en las afueras de París y habla por teléfono con su madre que está en un pueblito cercano a Bamako al que él no vuelve desde el 2000. También la realizadora se detendrá en el trabajo de una enfermera que visita a varias personas de bajos recursos para medicarlas y que funciona también como interlocutora de otro montón de historias.

También conoceremos a un escritor que se ha dedicado a retratar en sus trabajos las gentes de esos suburbios que no suelen aparecer en la literatura parisina, a un grupo de personas que se dedican a la caza tradicional y, en un momento, el film se detendrá en Drancy, un suburbio que sufrió particularmente cuando los nazis invadieron el país ya que deportaron de allí a los campos de concentración de 60 mil personas, muchas de ellas niños y niñas. En el lugar hay un museo dedicado a su memoria.


Un capítulo fundamental del recorrido estará dedicado a la historia familiar de la realizadora. Mediante imágenes de archivo de los años ’90 veremos a la madre y al padre de Alice, quien contará cómo la familia llegó a Francia desde Senegal. A través de la voz en off de la realizadora iremos notando también las diferencias generacionales en relación al lugar de origen, ya que sus padres siempre quisieron ser enterrados en Senegal mientras que a ella, que ronda los 40 años, es un tema que no le preocupa especialmente.

NOUS es un recorte que también podría ser cualquier otro y la película crece o baja en interés según el carisma de la persona que la realizadora elige retratar. Y si bien le falta una sensación más clara del espacio concreto que el propio film atraviesa, es evidente que Diop ha sentido que a la verdadera París actual se la encuentra más en estos lugares que en los otros dos que suelen ser los más representados, que son tanto el centro más célebre, elegante y turístico como los suburbios más densos y peligrosos.

Su film elige cruzar la ciudad a partir de las experiencias de algo que vagamente podría definirse como «gente común». Pero Diop no habla de lo que habitualmente se llama «la mayoría silenciosa», esa especie de reservorio tradicionalista que fascina por lo general a los políticos más conservadores o nacionalistas, sino a los habitantes de una ciudad multicultural, compleja, con mil historias, raíces distintas y experiencias personales muy particulares. El rico universo de los hombres y las mujeres del suburbano. De aquí, de allá y de todas partes.