El cine de Andrea Arnold tiene dos marcas bastante evidentes desde lo formal  y lo temático. En lo primero, se nota un acercamiento a sus personajes muy personal, una suerte de neorrealismo en primera persona, como si la cámara quisiera capturar la experiencia casi de manera subjetiva, moviéndose con sus protagonistas y hasta trastabillando con […]